EN EL ESTADO SERÁ MÁS DIFÍCIL COSTEAR EL TRATAMIENTO DE UNA ENFERMEDAD CRÓNICA; A ESTE PANORAMA SE AGREGA EL GRAVE PROBLEMA DE UNA MAYOR INCIDENCIA DE ESTAS ENFERMEDADES ENTRE LA POBLACIÓN

Por: Guadalupe Juárez
Foto: Archivo EsImagen

En el estado será más difícil costear el tratamiento de una enfermedad crónica si es que se aprobara el recorte de 17 por ciento presupuestado en salud a nivel federal.

También será más controlado el suministro de medicinas; por lo mismo, en pacientes con enfermedades crónicas “el desembolso en gastos como medicinas y tratamientos van a ser fuertes, no se puede hacer un estimado hasta que se aprueben las cifras reales, pero ante un recorte las consecuencias serán éstas: no es para quedarnos sin esos servicios, pero sí es un gasto fuerte”.

Esta fue la advertencia de Luis Enrique Bueno, catedrático investigador de la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), ante un recorte en el rubro de salud del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2016.

La disminución de este porcentaje para el fortalecimiento de los servicios estatales de salud, al pasar de 163 millones 159 mil 763 a 135 millones 110 mil 713 pesos, provocaría que si un paciente en un hospital público requiere estudios clínicos el tiempo de cita podrá prolongarse el doble de lo que los hacen ahora.

Por ejemplo, el costo de una hemodiálisis en hospitales privados oscila entre 800 y mil 500 pesos, y en ocasiones un paciente necesita someterse a dicho tratamiento hasta tres veces a la semana. Si se tomara la cifra más alta como referencia, esto significa un gasto aproximado de 4 mil 500 pesos cada siete días.

De acuerdo con la propuesta del PEF 2016 contemplada para el estado , los recursos destinados serán de 36 mil 036 millones 955 mil pesos, en los que los sectores con reducciones más pronunciadas son los de infraestructura y el sector agrícola, ganadería y pesca.

En el primero de los rubros se reduciría hasta 28 por ciento, puesto que de 480 millones 861 mil 951 pesos disminuiría a 346 mil 879 mil 510 pesos.

Dijo que el impacto en infraestructura no se notará, ya que es a largo plazo y se reflejará hasta dentro de cinco u ocho años, refirió Luis Enrique Bueno.

En tanto, en el sector agrícola, ganadería y pesca hasta en un 30 por ciento, puesto que de 211 millones de pesos, se contemplan 148 millones 600 mil pesos.

El investigador señaló que esto provocará que los financiamientos en el campo sean escasos, “pero es difícil saber realmente qué pasa hasta que se apruebe el presupuesto definitivo. El campo es el que menos inversión tiene, entonces ya se verán las complicaciones”.