A pocos pasos de que el mapa deje de ser Puebla y se convierta en Oaxaca, está San Pablo Anicano, donde las almas regresan a diferentes horas de la madrugada; en la puerta de la Mixteca, Acatlán, hay que estar bien preparados

Fotos: Ángel Flores