Por JOSÉ RAMÓN LÓPEZ RUBÍ C.

—¿Cuál es el mejor libro que leíste el año pasado?
—Es difícil decir uno, pero entre los mejores de narrativa estuvieron los Cuentos de Francisco Tario y entre los mejores de poesía, Yo casi siempre duermo, de Patrizia Cavalli, en traducción de Fabio Morábito.

—¿Cuál es el peor que has leído en tu vida? O: ¿hay algún libro célebre que de veras te haya decepcionado?
—Entre los autores célebres que de plano no son para mí está Vargas Llosa. Me gustaron Pantaleón y las visitadoras y La tía Julia y el escribidor, pero no tanto como me imaginaba. Lo último que leí de él fue El paraíso en la otra esquina y me pareció muy flojo. Desde entonces no me han dado ganas de darle otro chance, aunque el pobre me lo ruega.

—¿Crees que está en crisis la Literatura?
—No, es decir, sí, en la misma medida que el ser humano está en crisis.

—¿Y para qué sirve la poesía según Julia?
—No sirve para nada, pero es necesarísima para petrificar extrañamientos (Cortázar dixit), para andar distinto y verse a uno mismo y a los otros con ojos nuevos, para hacer la vida un poco más vivible (y mejor).

—¿Qué le falta o qué le sobra a la crítica literaria en México?
—No sé qué le falta, pero le sobra presunción.

—Honestamente: ¿extrañas a Monsiváis?
—Honestamente, no.

—¿Hay lugar para la poesía en los medios?
—Muy poco. Paz decía que la poesía vive en las catacumbas de la sociedad y sí, sin duda. Sin embargo, quienes consumimos poemas adictivamente los buscamos y damos con ellos. Igualito que los junkies.

—Resume la realidad de Twitter en menos de 140 caracteres.
—Mirarse el ombligo.

—¿Crees que se justifica que los periódicos tengan en Internet zonas de comentarios para los “lectores”? Es un fenómeno diferente al de los blogs…
—Me parece bien. Es un foro donde la humanidad suele exponer su estupidez, para solaz de los demás lectores.

—¿Qué es un embodegador de libros?
—Un señor lector muy empanzonado y continente.

—¿Qué harías si pudieras disponer de los libros embodegados en el país?
—Empacharme.

—Déjame variar sobre un tema: tienes que convencer a un grupo de físicos de que no perderían el tiempo leyendo poesía, ¿qué les dices?
—Un poema es como poner varios silencios y algunas palabras con átomos y moléculas, friccionarlos y ver cómo sale de ahí un perfume nuevo.

—A quienes les gustan las palabras, unas les gustan mucho más que otras. Tu palabra favorita:
—Burbuja.

—Recomienda un libro de poesía a nuestros lectores.
—Los sonetos de amor de Francisco de Quevedo.

De Julia Santibáñez recomendamos el libro Rabia de vida/Rabia debida (Editorial Resistencia, 2015).