La candidata del PRD usó escobas como un acto simbólico para “barrer la corrupción” en Puebla

Por:Serafín Castro / @Serafin24H

Con más de media hora de retraso y con una escoba en mano, la candidata a la gubernatura del estado, Roxana Luna Porquillo llegó a la sede de su primer acto público para arrancar con su campaña política: afuera de Casa Aguayo, en el Barrio El Alto.

Acompañada de un centenar de simpatizantes, en su gran mayoría jóvenes, de la lideresa estatal de su partido y del senador Luis Sánchez, la abanderada perredista utilizó la escoba para barrer como un acto representativo para “limpiar la corrupción” y ‘sacar la basura” de los gobiernos que han pasado por Casa Aguayo, sede de la Secretaría General de Gobierno.

Durante su discurso, Luna Porquillo se comprometió a trabajar por una Puebla justa, con lugar para los jóvenes, los adultos, las mujeres y los niños: señaló que una de sus primeras acciones, en caso de ganar la elección, presentar la Ley Amnistía para proteger a luchadores sociales y liberar presos políticos.

“Trabajemos juntos para un mejor Puebla y un mejor futuro para nuestros jóvenes y niños. Vamos a barrer el miedo, la incertidumbre, la desilusión y la desesperanza”, señaló la abanderada del sol azteca.

Sostuvo que, al igual que lo hizo Carmen Serdán en su momento, ahora le corresponde a ella enfrentarse al poder y luchar por la “liberación” de Puebla.

Más tarde, Roxana Luna encabezaría un recorrido por las calles del primer cuadro de la ciudad y que concluirá en el Gallito, en Paseo Bravo.