Por: Redacción

En la primera sesión ordinaria del para la Prevención de Embarazos en Adolescentes, encabezada por el secretario general de Gobierno Diódoro Carrasco, se dieron a conocer las proyecciones y la agenda programática para combatir la problemática en Puebla.

Ante ello el funcionario refirió que dicha situación es de alta prioridad para el gobierno estatal, por lo que exhortó a los integrantes del Grupo Interinstitucional a redoblar esfuerzos para obtener resultados en el menor tiempo posible.

“Mientras para una mujer embarazarse es una maravilla, para una niña representa una tragedia; el embarazo adolescente lo que provoca en una niña es que fractura su autonomía y frustra sus capacidades y posibilidades de desarrollo, lo cual se refleja en los fenómenos que estamos viviendo en la sociedad”.

Subrayó que el GIPEA debe promover mejores políticas públicas para combatir la violencia sexual, a la cual se debe el mayor número de embarazos en niñas menores de 15 años.

Instó también a utilizar los medios de comunicación y las redes sociales que maneja el Estado para difundir toda la información al respecto y esta llegue cada vez más a un mayor número de adolescentes, no solo en las zonas urbanas, sino en los lugares más alejados de la entidad.

Agregó Carrasco Altamirano que es momento de presentar resultados tangibles de esta estrategia y propuso la implementación de un semáforo para ubicar la situación en la que se encuentra Puebla en materia de embarazos en adolescentes y así poder focalizar de mejor manera las acciones a tomar en cada zona de la entidad.

El representante para México del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Javier Domínguez reconoció la labor del Gobierno de Puebla como pionero en la estructuración de esta estrategia nacional y recalcó que hablar de prevención del embarazo en adolescentes, es hablar del ejercicio de derechos humanos y de derechos sexuales y reproductivos.

Propuso integrar a estas estrategias a las adolescentes que ya son madres, quienes por el solo hecho de haber experimentado la maternidad, deseada o no deseada, forzada o no forzada, ven limitadas sus oportunidades de desarrollo.