Los Guisantes de Mendel”

Por Victor Florencio Ramírez Cabrera

 

En los días recientes, encontré un texto del filósofo  Raúl Garcíadiego, llamado “De los transgénicos y la ignorancia de un comunicador que quiere ser político” ( http://mundonuestro.mx/index.php/cronica/item/de-los-transgenicos-y-la-ignorancia-de-un-comunicador-que-quiere-ser-politico ).

Debo iniciar por decir que un comunicador es, casi por definición, un político. No de balde el sobrenombre de “el quinto poder” a los medios de comunicación.

Sin embargo, y dejando la retórica de lado, el texto me pareció lleno de imprecisiones que creo necesario aclarar.

Voy directo al fondo del asunto.

  1. El doctor afirma que el glifosato fue declarado como probablemente cancerígeno por la OMS. Cierto, pero aquí seamos cuidadosos, el texto (disponible en http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_download&Itemid=&gid=32076&lang=es) dice: “probablemente”. Pero en la misma comunicación, asegura que: “Hasta la fecha, la OPS/OMS no apoya la prohibición de estos dos pesticidas hasta que terminen por completo las evaluaciones que realiza el JMPR”. Cuidado: esto no significa uso indiscriminado sino un uso regulado como el mismo documento de la OMS sugiere.
  2. Los transgénicos son organismos que, en su mayoría, tienen un gen o un grupo relativamente pequeño de genes que fueron tomados de alguna especie e insertados en otra. Las características modificadas son seleccionadas desde los genes específicos que las confieren y eso no modifica en realidad el valor nutrimental. Si acaso, podría agregar algunas proteínas mas. En efecto, el Dr. Shubert ha sido una persona activa en contra de los transgénicos, aunque ningún artículo formal (en la breve búsqueda que un servidor realizó y que el lector puede realizar en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed usando el nombre David Schubert como objeto de búsqueda) y lo único que se encuentra es una nota al editor ( disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19741629).

3, 4 y 5. Aquí Garciadiego sale de lo técnico, pero es necesario aclarar: si hubiese permiso para el cultivo de transgénicos, es solo un permiso a quien lo quiera hacer, Nada obliga a alguien a perder la propiedad común que atinadamente defienden. Si bien puede haber prácticas monopólicas, estas se dan solo sobre las semillas transgénicas y no limita el derecho a la alimentación ni despoja a los campesinos, que son libres de usar las semillas que gusten. Si bien el uso de semillas transgénicas debe ser fuertemente regulado con todos los elementos de bioseguridad necesarios, su cultivo no significa imposición.

  1. Es cierto que la FAO dijo que los transgénicos no acaban con el hambre, pero por otro lado hay publicaciones que sostienen que dejar de usar transgénicos podría traer problemas ambientales, incluso se dispararían las emisiones de gases de efecto invernadero (disponible en http://www.sciencedaily.com/releases/2016/03/160301131531.htm#.VtdC9sbrlsg.twitter).
  2. Finalmente, el punto siete es una sentencia de un poder judicial que habla de razones legales más que técnicas y no es errado decir que muchas veces las sentencias carecen del rigor técnico necesario o se dan, mas que por el fondo, por el procedimiento (Recordemos el caso Cassez). Aludir a una sentencia judicial per se para decir que algo es “malo” para la salud o el ambiente me parece un despropósito.

 

Finalmente, el doctor invita al político a informarse, y le ofrece referencias de científicos. Pues bien, en México hay científicos que han dicho incluso que los transgénicos no hacen daño a la salud y los apoyan, como el doctor Francisco Bolivar Zapata, que tiene más de 240 publicaciones y 14,500 citas a sus trabajos ( http://www.franciscobolivar.com/ ).