Este es el tercer artículo de la serie Plumas Ibero, en él se refleja el análisis de los resultados de la evaluación docente y las propuestas para fortalecer el trabajo en el aula

 

Por Laura Angélica Bárcenas Pozos

 

Hace un par de semanas el Instituto Nacional de Evaluación para la Educación (INEE) dio a conocer los primeros resultados de la evaluación de la docencia que, de primera vista, me causaron una buena impresión, pues era lo que más o menos esperaba.

Sin embargo en los medios de comunicación se escuchaba que todo era demasiado malo y en los pasillos de algunas instituciones educativas que todo era bueno. A mí me parece que ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.

Archivo cuartoscuro
Archivo cuartoscuro

Ante una prueba estandarizada, lo que tuvimos como resultado fue una perfecta campana de Gauss, es decir, muy pocos quedaron en los extremos alto y bajo y la mayoría se concentró en el punto intermedio. Pero, en todo esto ¿cómo quedó el estado de Puebla?

Resolvamos esta interrogante, aunque es necesario señalar primero que se dieron a conocer los resultados en tres documentos, uno donde se mostraban los resultados de los profesores de educación básica, otro donde se mostraban los resultados de los profesores de educación media superior y otro más donde se mostraban los resultados de los directivos evaluados. Para este artículo se hará referencia sólo a los resultados de los docentes.

Empecemos por educación básica. Fueron convocados un total de 116,977 profesores, de los cuales no presentaron la evaluación el 11.88 por ciento, del resto; 33.19 por ciento resultó suficiente, 36.73 por ciento bueno y 6.96 por ciento destacado. Lo que indica que el 76.88 por ciento, es decir las tres cuartas partes del total de los docentes evaluados, cuenta con los conocimientos necesarios y las competencias pertinentes para desempeñar su labor profesional.

Es cierto que unos están mejor que otros y que los que se encuentran en el nivel de suficiente sería conveniente que estuvieran en procesos de formación continua, sin embargo están haciendo bien su trabajo. Habría que revisar de cerca quiénes son los docentes y cuál es el perfil de los que resultaron destacados, pues ellos podrían acompañar a profesores noveles o sus rutas de formación podrían servir de ejemplo para formar a otros profesores.

Aunque algunos medios se rasgaron las vestiduras diciendo que hay un porcentaje alto, la tercera parte de docentes que se encuentra en el nivel de suficiente, de acuerdo con lo que se evalúo estos docentes cuentan con lo “suficiente” o “necesario” para desempeñar la práctica docente. Eso significa que muchos niños de primaria y preescolar están en buenas manos.

Archivo cuartoscuro
Archivo cuartoscuro

Es importante decir que sólo el 12.43 por ciento de los profesores evaluados resultó insuficiente. Me parece también que hay que conocer a estos profesores de cerca y analizar cuáles son sus características para ayudarlos a mejorar, pero sobre todo para que también sean ejemplo de cómo no debe formarse a un profesor.

Puebla se encuentra en el lugar número once, por encima de la media nacional. Los Estados de Aguascalientes, Guanajuato, Yucatán, Hidalgo y Quintana Roo ocupan los cinco primeros lugares, mientras que Nuevo León, Sinaloa, Morelos, Zacatecas y Sonora, ocupan los cinco últimos. Puebla tuvo un solo ausente a esta convocatoria, lo que da una idea clara de cuál es el estatus de los docentes de nuestra localidad. El total de los profesores poblanos evaluados es de 6178 profesores.

En el caso de Educación Media Superior fueron convocados 28,043 profesores y resultaron suficientes el 30.03 por ciento, buenos el 39.42 por ciento y destacados el 6.32 por ciento, lo que da un total de 75.77 por ciento.

En este nivel resultaron insuficientes el 17.68 por ciento y no presentó la evaluación el 4.69 por ciento del total convocado.

La diferencia no es tan grande y el porcentaje de insuficiente es un poco más alto porque los profesores de este nivel educativo; en la mayoría de los casos no son profesionales de educación, sino de otras profesiones que se dedican a la docencia. A pesar de esto los resultados no son fatales.

Puebla en Media Superior se encuentra en un mejor lugar, pues es el noveno de la tabla con un total de 85.75 por ciento de profesores que resultaron de suficientes a destacados. Este es otro indicio para que nos sintamos tranquilos en relación con los profesores que están frente a grupo en las escuelas de nuestros hijos.

En este caso, todos los profesores de la entidad que fueron convocados se presentaron a la evaluación y sólo el 12.33 por ciento resultó insuficiente.

Quintana Roo, Hidalgo, Estado de México, Chihuahua y Campeche son los cinco estados mejor evaluados, mientras que Tamaulipas, Tabasco, Zacatecas, Morelos y Chiapas son los cinco con resultados más bajos en esta evaluación.

De acuerdo con estos resultados podemos afirmar que los profesores no son el problema de la educación en México, no todos los profesores están en niveles altos en la evaluación, pero cuando ésta marca un “suficiente” indica que aquellos docentes que están de este nivel hacia arriba tienen áreas de oportunidad para trabajar y mejorar, pero no indica que estén desempeñando mal su función.

Me parece que esto puede tomarse como una muestra para virar hacia otro lado y analizar otras situaciones que afectan al sistema educativo nacional, así como para determinar en dónde están los problemas reales de la educación en México.