Se prevé que el mandatario también proponga un paquete de cambios a la legislación para elevar la cantidad de portación legal de la planta

Por: 24 Horas, el diario sin límites 

Foto: Archivo Agencia EsImagen 

El presidente Enrique Peña Nieto envió al Senado de la República las propuestas de reforma a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal para la despenalización del consumo de marihuana en el país.

Al presentar las conclusiones del Debate Nacional sobre el Uso de la Marihuana, el mandatario nacional informó que las iniciativas propuestas elevarán de cinco a 28 gramos la cantidad de posesión legal de cannabis para uso personal y permitirán la creación e importación de medicamentos a base de la droga.

En la sede de la Secretaría de Salud, en la Ciudad de México, dijo que la nueva política de drogas no abandonará la lucha contra el crimen, enfatizará la prevención de adicciones y evitará criminalizar a los consumidores de marihuana.

“Enviaré al Congreso de la Unión, específicamente al Senado, una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal, de aprobarse en sus términos, permitiría autorizar el uso de medicamentos elaborados a base de marihuana o sus ingredientes activos“, manifestó.

Con esa propuesta, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) podrá autorizar permisos de importación de medicamentos a base de mariguana, los cuales, “también estarán sujetos a estrictos controles sanitarios, debido asegurar su calidad, seguridad y eficacia”.

Otro punto de la reforma en salud “prevé autorizar la investigación clínica con fines de registro para productos que contengan mariguana y sus ingredientes activos”.

Respecto a los cambios en el Código Penal Federal, “la iniciativa propone que no se considere delito la posesión para uso personal de hasta 28 gramos de mariguana, conforme a estándares internacionales, esto quiere decir que se dejará de criminalizar el consumo”.

Elevar la cantidad de portación legal de la droga, explicó el Presidente, “dará oportunidad de que queden en libertad los consumidores que actualmente se encuentran presos o sujetos a proceso por haber portado cantidades de mariguana inferiores a 28 gramos”.

El jefe del Ejecutivo apuntó que la propuesta del gobierno federal evitará dos clases de injusticias, “por un lado la que padecen niños, niñas y pacientes que sufren algún tipo de epilepsia y que no podían tener acceso a productos terapéuticos eficaces elaborados con marihuana”.

Por otra parte, expresó, existe otra injusticia “que padecen miles de personas especialmente mujeres, muchas de ellas madres de familia a las que se les ha criminalizado por consumir mariguana y hoy se encuentran purgando condenas auténticamente desproporcionadas”.

El Presidente expuso que la nueva política “concibe a las drogas desde un enfoque de prevención, salud y derechos humanos, la iniciativa que se plantea vendrá acompañada de un renovado esfuerzo institucional de prevención de las adicciones”.