Por Serafín Castro

 

La lideresa del PRD poblano, Socorro Quezada, y Carlos Sotelo, miembro del CEN, denunciaron que los alcaldes perredistas han sido presionados por parte del gobierno del estado para unirse a la candidatura del abanderado de Sigamos Adelante, Tony Gali.

Sin presentar pruebas, el secretario de Asuntos Municipales y Desarrollo Regional del Comité Ejecutivo Nacional del Sol Azteca, Carlos Sotelo García, sostuvo que 10 alcaldes emanados del PRD han manifestado públicamente su respaldo al candidato de la coalición encabezada por el PAN, y que por tal razón se encuentran en proceso de expulsión del partido.

“Es común la presión que viven los alcaldes por parte del gobierno. Por esta razón, los alcaldes de afiliación perredista que apoyan al candidato del gobierno responde a esas presiones”, expresó Sotelo García.

Al ser cuestionado sobre el tipo de presiones que han recibido los alcaldes, evitó dar mayores explicaciones: “Permíteme no ofrecerte el detalle (…) pues no son de manera expresa pero no se requiere que se diga textualmente. Cuando se insiste en que se apoye al candidato del gobierno entre líneas hay una amenaza”.

El 5 de abril un grupo de 12 presidentes municipales emanados del sol azteca hicieron público su apoyo a Tony Gali, y negaron haber sido presionados por el gobierno. Más bien, sus acciones se trataban por un descontento con la unción de Roxana Luna como candidata, en quien no veían una figura que representase los valores del partido.

Ayer, Roxana Luna sumó el apoyo de 12 alcaldes perredistas, quienes apoyarán a la candidata, a pesar de “las presiones del gobierno”.

No obstante, dichos presidentes gobiernan en municipios pequeños, a diferencia de los munícipes que se pronunciaron a favor de Gali Fayad y que representan a poblaciones de más de 70 mil habitantes, como el caso del de Izúcar de Matamoros o el de Huauchinango.