Por: Guadalupe Juárez 

Foto: Agencia EsImagen

La abanderada tricolor, Blanca Alcalá Ruíz, habría incurrido en un “evidente conflicto de intereses”, por tráfico de influencias y cohecho, al otorgar contratos millonarios de obra pública a una constructora, meses después de dejar la alcaldía, acusó el vocero de Acción Nacional (PAN), Javier Lozano Alarcón.

Durante conferencia de prensa, el senador panista arremetió en contra de la priista, al indicar que “Blanca no se fue en blanco”, ya que-dijo-  es una práctica común de los del PRI, de no sólo “acumular poder político, sino económico”.

De acuerdo con el diario Milenio, en enero de 2008 cuando Alcalá Ruíz fungía como presidenta municipal firmó una serie de contratos con la constructora Desarrolla Habitania SA de CV, propiedad de Alejandro López Márquez, quien más tarde se convertiría en su socio en Estilos Constructivos Sustentables junto a su yerno Edgar Chamucero.