Un audio donde se escucha al esposo de la candidata tricolor, en un supuesto caso de infidelidad, podría filtrarse a medios de comunicación, de acuerdo con Arturo Luna, colaborador de esta casa editorial

Por: Redacción

La candidata del PRI-Verde Ecologista-Encuentro Social a la gubernatura de Puebla, Blanca Alcalá Ruiz, y su equipo de trabajo preparan un caso de “autoespionaje”: la grabación de un audio donde se involucra al esposo de la abanderada en una supuesta infidelidad, de acuerdo con Arturo Luna, colaborador de esta casa editorial.

En su columna Garganta Profunda, Luna Silva reveló que el objetivo de uno de los estrategas de Alcalá Ruiz (Hugo Scherer) es “levantar un avión en picada”. ¿Cómo? “Grabar a la candidata en una supuesta discusión con su marido por un falso –repito: falso– caso de ‘infidelidad’ y luego filtrarla a algún medio que se preste al juego para acusar al gobierno del estado de ‘espionaje telefónico”.

De esa manera, se sustentaría la denuncia presentada ante la Procuraduría General de la República (PGR) por el presunto delito de espionaje.

“Lo increíble no es que Hugo Scherer lo haga; total, ese es su estilo y modus operandi; él viene por las maletas de dinero y luego se irá feliz, con los bolsillos llenos, a otra elección y otro estado donde pueda seguir enriqueciéndose, sin importar la reputación de sus clientes y de los rivales de estos.

“Lo verdaderamente inaudito es que la candidata se preste a algo tan, digamos, extravagante y ridículo; algo nunca antes visto en la historia electoral de Puebla: un burdo montaje para victimizarse”, refiere en su columna Arturo Luna.

El pasado lunes, el presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del tricolor, Jorge Estefan Chidiac, aseguró que la candidata a la gubernatura sostiene como pruebas de un supuesto espionaje “ruidos extraños” en sus llamadas telefónicas y un mensaje anónimo recibido el mismo día en que la denuncia fue presentada.

La denuncia habría sido presentada en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR; sin embargo, el lunes, el líder priista omitió otorgar más información por instrucciones de la misma dependencia.