La Quinta Columna

Por: Mario Alberto Mejía / @QuintaMam

 

¿Por qué debería sorprendernos que alguien que engañó absolutamente a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes nos quiera engañar ahora con el cuento de que vendió una constructora justo cuando le empezaban a llover contratos millonarios?

La sorpresa sería que no lo hiciera y que, en consecuencia, asumiera los riesgos legales con su nombre y apellidos.

Quien engaña una vez engaña siempre.

Se vuelve su ley de vida.

Quien va de engaño en engaño se vuelve un mentiroso profesional.

Si en su ruta de mentiras no comete delitos, bienvenido al mundo de los mentirosos inocentes.

El problema empieza cuando las mentiras se vuelven fraudulentas y están en juego documentos oficiales y dinero público.

Asombra, pues, que haya reporteros y medios que se crean las mentiras de quienes recurrieron con anterioridad a prácticas semejantes.

O su esperanza en el ser humano es enorme o su ingenuidad es abrumadora.

O algo más:

Simplemente transaron y ahora lavan la sangre en la piedra de los sacrificios.

El escándalo generado por el reportaje de Reforma acerca de dos constructoras poblanas que defraudaron a la SCT y se inventaron un historial que no tenían sigue dando carnita.

Mucha carnita.

Tanta o más que las carnitas de Los Arcos.

Hay ahora un notario involucrado, un priista de nivel, un periodista, otro constructor metropolitano, el hermano de un ex secretario del Tribunal Superior de Justicia, un ex funcionario federal…

Ufff.

La lista crece tanto como el hambre.

El hambre y las ganas de comer.

 

 

Miserias y Riquezas del Periodismo

Aunque nació en Tabasco, Luis Pavón es todo un periodista poblano.

Y algo más: un exitosísimo periodista poblano.

Metido de un tiempo a esta parte en Televisa, Luis ha venido haciéndose un nombre en un oficio donde abundan los cangrejos que buscan tirar al que va subiendo.

Este martes, por ejemplo, presentó un excelente reportaje en el noticiero Despierta, de Carlos Loret de Mola.

El tema no podía ser otro: El fraude que el gobierno de Javier Duarte le hizo a los burócratas del estado de Veracruz.

¿Qué hizo ahora el gobernador?

“Desapareció mil 45 millones de pesos que les descontó para pagar créditos adquiridos vía nómina”.

Durante varios minutos presentó un reportaje minucioso basado en documentos y testimonios de los afectados.

Pavón reveló que en la Gaceta Oficial del 21 de julio pasado, la Secretaría de Finanzas del estado “reconoce que adeuda ese dinero a 19 empresas  que ofrecieron diversos tipos de créditos a pesar de que el recurso sí fue retenido quincenalmente al burócrata  y debía ser entregado de inmediato a las empresas.

“Entre las compañías afectadas se encuentran aseguradoras, muebleras, financieras y hasta el seguro social de los maestros del estado”.

El reportaje de Luis Pavón sirvió para que Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) —presente en el estudio—, evidenciara lo impensable: que Duarte es un mentiroso, un simulador, un abusivo y un gobernador plagado de irregularidades.

Portal narró una anécdota:

En noviembre de 2015 recibió a Javier Duarte en las instalaciones de la ASF.

Enterado de las observaciones brutales que tenían sus cuentas públicas desde años atrás, el gobernador se comprometió a regularizar absolutamente todo en el plazo de una semana.

Portal se rió y le dijo que era imposible meter orden a tanto desorden en tan breve tiempo.

Duarte le garantizó que en una semana estaría de regreso.

Mintió, pero por unos días.

Y es que dos semana después Duarte estaba ante el auditor superior.

Llevaba una carpeta negra y un fotógrafo.

La carpeta estaba vacía.

No importaba.

El fotógrafo captó al gobernador de Veracruz entregando los supuestos documentos que solucionaban los problemas con la ASF.

Así boletinó Duarte la foto hechiza.

Portal supo en ese momento qué clase de canalla y bribón era este personaje que ahora defraudó, al decir del reportaje de Pavón, a los trabajadores del estado.

Recuerdo a Luis Pavón en el ya histórico noticiero Hechos conducido por Fernando Alberto Crisanto en Sí-FM.

Estudiaba periodismo en la UPAEP al tiempo de reportear.

Poco después se integró al célebre noticiero Monitor, de José Gutiérrez Vivo.

Desde ahí recomendó con éxito a un locutor que nunca aprendió a redactar medianamente: Iván Mercado.

Con los años, Mercado actuó como el cangrejo del que le hablé al principio y terminó regresando a Puebla.

Cosas de la vida:

Mientras uno triunfa y vive uno de los mejores momentos de su vida, el otro medra de medio en medio —defraudando a los empresarios que le creen— y prepara su arribo a TV-3.