La Quinta Columna 
Por: Mario Alberto Mejía / @QuintaMam 

Todos los actos políticos de hoy en adelante serán vistos inevitablemente como parte del ritual que viene: la unción de candidatos a diversos cargos de elección popular.

El informe de Jorge Aguilar Chedraui, presidente de la Junta de Gobierno y de Coordinación Política del Congreso del Estado, desde el primer momento generó todo tipo de especulaciones.

Sobre todo cuando trascendió que el diputado panista dejará su curul los primeros días de febrero.

Este jueves, por ejemplo, mostró una capacidad de convocatoria envidiable pues logró reunir a personajes que difícilmente se sentarían en una mesa juntos.

Por si fuera poco, Jorge mostró lo que los dueños del lugar común llaman siempre “músculo político”.

Su discurso, escrupulosamente trabajado, envió varios mensajes que tienen que ver con el futuro inmediato.

No en balde alguien susurró al término del informe: huele a destape.

Otro más comentó cuando Aguilar Chedraui saludó a Martha Erika Alonso:

—Ahí está la fórmula.

—Y todo atestiguado por Radio Fórmula —comentó alguien más en alusión al vicepresidente de noticias de esa cadena que fue uno de los invitados especiales al informe.

Los rituales andan sueltos, pero también los navajazos.

Quien no se mueva puede sufrir severos daños.

Los Rituales del Moet & Chandon

Un verdadero tren del influyentismo han creado el magistrado José Saúl Gutiérrez Villarreal, miembro del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del estado de Puebla, y la juez primero de Cholula, Sandra Lucía Perea Iturriaga.

Las complicidades, al decir de fuentes profundamente confiables, van más allá de lo normal.

Pepe y Sandra, pues, conforman lo que se dice un cadáver exquisito.

Eso estaría bien si su relación no atropellara los derechos de algunos ciudadanos.

El Moet & Chandon no estaría nada mal si en sus burbujas no brillara la violación de los derechos más elementales.

En otras palabras: que siga la fiesta mientras la esposa no se entere, pero que las arbitrariedades no contaminen los campos del derecho y la justicia.

Es cuanto, diría el togado.