Las denuncias fueron por los presuntos delitos de agresiones, acoso y abuso sexual. ARCHIVO

Por: Mario Galeana

La Comisión de Derechos Humanos (CDH) de Puebla anunció que solicitará medidas cautelares para las activistas que fueron agredidas por un grupo de comerciantes ambulantes durante la realización de una Auditoría de Caminabilidad con Perspectiva de Género.

A través de un comunicado, el organismo autónomo anunció que realiza una investigación para corroborar la violación a los derechos humanos que sufrieron las activistas el 9 de marzo.

“Por tal motivo, este organismo autónomo realiza las diligencias necesarias, así como la solicitud de informes a autoridades, para llevar a cabo las investigaciones necesarias y determinar si hubo violaciones a los derechos humanos”, se lee en el comunicado.

“Aunado a ello, se informa que se solicitarán medidas cautelares para resguardar la integridad y seguridad personal del grupo de mujeres”, de agrega en el texto.

Entrevistado en el Congreso local, Adolfo López Badillo, presidente de la CDH, dijo que una parte del grupo de activistas se presentó para denunciar la supuesta omisión por parte de las autoridades para atender el caso.

“Recibimos a las personas y nos expresaron que hubo omisiones de algunas autoridades; ya tenemos la queja y hoy acordó este grupo de personas acudir a la Comisión para solicitar medidas cautelares. En el momento en que nos den los nombres de las personas agraviadas, solicitaremos las medidas a las autoridades estatales y municipales para proteger su seguridad. En el transcurso de la investigación veremos si hubo o no violación a derechos humanos”, explicó ayer, tras acudir a un foro organizado en el Congreso de Puebla.

Hasta el 11 de marzo, el grupo de agredidas por comerciantes informales había presentado al menos ocho denuncias penales contra los ambulantes.

Lizeth Mejorada Barrios, directora de la organización Puebla Vigila y organizadora de la auditoría de caminabilidad, explicó en días pasados que las denuncias se presentaron por los presuntos delitos de agresiones, acoso y abuso sexual.

La agresión sucedió después de que los comerciantes informales confundieran a las activistas con reporteras que documentaban el aumento del sector informal en el Centro Histórico.