Sin Derecho de Réplica – La lucha por el segundo lugar

Sin Derecho de Réplica
Por: Alberto Rueda / @AlbertoRuedaE

La pelea por Casa Puebla sólo es de mero trámite.

La verdadera pelea será por el segundo lugar.

El PRI tiene la idea para hacer campañas efectivas, el problema es que gran parte de la población dejó de creerles.

No por menos, los spots de Alberto Jiménez Merino evitan mencionar a la marca PRI por el nivel de desprestigio que les causó Enrique Peña Nieto y algunos personajes…

A estas alturas, muchos dirían que Mario Marín, por ejemplo.

Pero siendo objetivos, el caso Lydia Cacho (condenable desde todos los horizontes), permeó en la esfera nacional, que no en las comunidades alejadas a la capital.

En regiones al interior del estado no generó graves problemas de percepción, al contrario, Mario Marín después de su desgracia decidió trabajar en acciones populistas como la construcción de canchas de futbol, obra pública de medio pelo y todas aquella acción que amortiguara el escándalo.

La derrota de 2010 tuvo más bien componentes como un candidato fallido como el caso de Javier López Zavala, el arrastre del PAN-gobierno (Felipe Calderón) y la aparición de un candidato preparado como Rafael Moreno Valle.

Insisto, el caso Marín-Cacho es condenable y vergonzoso, pero el mensaje de Jiménez Merino lo posiciona como una persona leal a sus ideales y que defenderá a capa y espada a sus cercanos.

El problema viene cuando en una campaña tan corta de 60 días, al candidato se le ocurre hacer eventos privados que no permiten la asistencia de los medios de comunicación, lo que revela falta de operación y de seguidores a sus mítines.

• • •

En cuanto a Enrique Cárdenas, la tiene más difícil.

Es un académico que en las aulas podrá tener liderazgo, al frente de una universidad autoridad, pero en una campaña no tiene capacidad para convencer.

A la par, tal pareciera que entre su propio equipo tiene a sus peores enemigos.

Quien le coordina la comunicación social le corrige en medio de la prensa y le indica qué contestar y cómo contestar, dejando ver que no hay una preparación de la estrategia, sino sólo mala improvisación.

Además, la sed de protagonismo de su coordinador de campaña, Gabriel Hinojosa Rivero hace que quiera lucir más que el propio candidato.

No por menos el PAN considera al (aún) priista Enrique Doger como su plan emergente.

• • •

Así que lo que verdaderamente se juega en el actual proceso electoral no es quién ganará la gubernatura, dado que los números reflejan que será Luis Miguel Barbosa de Morena, PT, PVEM y Panal.

Lo que se juega será el nada despreciable segundo lugar; la nueva oposición.

• • •

Algo se tiene que hacer con los comités vecinales o mesas directivas de colonos, quienes han encontrado en las cuotas de mantenimiento su gallina de los huevos de oro.

Sobre este tema ya se prepara en el Congreso del estado una ley para regular y obligar a quienes presiden dichos comités o administran las cuotas a presentar informes financieros y los municipios podrán ampliar sus atribuciones para poder auditar dichas cuentas.

Y es que muchos, al amparo de supuestas influencias, han decidido hacer y deshacer a su antojo y aferrarse a estos comités ante supuestos negocios jugosos.

Queda claro que la corrupción impera hasta en los cargos que pudieran parecer más insignificantes.

• • •

Al presidente municipal de Tehuacán, Felipe Patjane, lo perdimos…

Hasta sus amigos tienen miedo de que el edil tehuacanense los desconozca y les mande a sus elementos de Seguridad Pública.

Resulta que días atrás, el Ayuntamiento de Tehuacán organizó un evento público con la presencia del grupo Molotov, en el marco del Festival de la Ciudad.

Al ser un evento público pagado con el erario, llegaron las y los ciudadanos.

Un habitante de nombre Luis Felipe arribó al lugar acompañado de su novia y las hermanas de ésta.

El presidente municipal llegó y Luis Felipe le tendió la mano… Patjane lo ignoró, aunque Luis Felipe pensó que simplemente no lo vio.

La relación entre estos dos personajes no era de cercanía ni amistad, pero sí de respeto, incluso en la campaña.

Iniciado el concierto, de repente elementos de Seguridad Pública se acercaron a Luis Felipe y, de la nada, le pidieron se retirara.

Luis Felipe pensó que se trataba de una broma, pero no… era en serio…

¿Qué paso después?

El resto de la historia se la termino de contar en la siguiente entrega.