Las Serpientes – Con el marinismo, nada más, no alcanza

Las Serpientes
Por: Ricardo Morales / @riva_leo

Si bien es cierto que dentro del PRI el marinismo es el grupo más importante, con representantes y estructura en los 217 municipios de Puebla, creo que ya quedó claro, durante estos primeros días de campaña, que con sólo sus integrantes no alcanza para ganar.

El esfuerzo de Alberto Jiménez Merino en estos primeros días de campaña ha sido bueno pero insuficiente. Hace falta que su operador político promotor, el ex gobernador Mario Marín Torres entienda que debe abrirse a la participación de otros priistas que si bien no se han sumado a la campaña de Luis Miguel Barbosa, sí se mantienen de brazos cruzados ante el activismo del ex secretario de Desarrollo Rural y hoy candidato del tricolor al gobierno del estado.

Un grupo, al cual se lastimó y hasta se insultó es al del ex rector Enrique Doger Guerrero, quien podrá no tener estructura, pero cuenta con una lengua “venenosa” y una mente brillante, quien podría encabezar la lucha contra Morena, luego de que protagonizó el año pasado buenos encuentros verbales en contra de su candidato Luis Miguel Barbosa Huerta.

Doger no tiene cabida en Morena por esas mismas diferencias de 2018 con Barbosa, lo han buscado por parte del PAN, pero tampoco se concretó nada, se dice que el candidato Enrique Cárdenas bloqueó la participación del ex rector de la BUAP en su campaña.

Enrique anda suelto y podría ayudar mucho al PRI con su lengua y con su Twitter, aunque se ve realmente difícil que se pueda sumar, creo que Jiménez Marino, al menos, debería hacer el intento.

El candidato por el tricolor también debería acercarse y abrirle los brazos a viejos liderazgos como el del ex diputado federal y ex líder del Congreso, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, el único hombre que puede presumir que en vida derrotó dos veces y en elecciones seguidas a Rafael Moreno Valle.

“Haiga sido como haiga sido” y bajo las circunstancias en las que se quiera envolver ambos triunfos, Giorgana ganó elección de diputado local y luego la diputación federal en 2013 y 2015 enfrentando a los lugartenientes del ya fallecido ex gobernador y ganando en las dos ocasiones.

Víctor Manuel fue diputado local antes, en 2002, y ganó también su elección en Huauchinango, de la misma forma “haiga sido como haiga sido”. Encabezó la campaña de Blanca Alcalá en 2007 a la alcaldía y también obtuvo el triunfo, es un ganador aunque a muchos no les guste y hoy está olvidado por su partido.

Juan Manuel Vega Rayet es un ganador por excelencia y en varias ocasiones lo demostró, dos veces diputado federal por el distrito de Izúcar de Matamoros, presidente municipal, diputado local, dirigente estatal del PRI, secretario de Desarrollo Social y delegado de la Sedesol en Puebla, quién le puede objetar algo a Vega, pero también lo han hecho a un lado.

Recientemente, Carlos Barragán Amador, ex presidente municipal de Xicotepec, ex diputado local y ex diputado federal, también por el PRI, escribió una carta en la cual explicaba sus motivos para regresar a su partido, el tricolor, luego de haber estado la semana pasada en un evento de Luis Miguel Barbosa.

Carlos Barragán, a diferencia de muchos priistas, demostró tener vergüenza y es hora de que su partido se lo reconozca y premie, así como muchos otros liderazgos del tricolor que deberían ser buscados por Jiménez Merino y su padrino Marín, si es que de verdad quieren ganar en esta elección.

De lo contrario, confirmarán la versión de que a esta contienda se inscribieron sólo para ser comparsas y correr a levantarle la mano a Luis Miguel Barbosa o si es necesario, quitarle puntos a Enrique Cárdenas Sánchez, si es que éste llega a crecer, lo cual se ve muy difícil.

Al marinismo creo ya le quedó claro en estos primeros días de la campaña que con tan sólo sus leales no les alcanza para ganar, habrá que ver si de verdad quieren ganar o como dijera el propio Marín, sólo entraron a la contienda para enchinchar.

ARCHIVO