Usuarios reprueban servicio del transporte público en Puebla

Pese a que los concesionarios se han manifestado a favor de un incremento en la tarifa, pobladores se oponen debido a que consideran que el servicio que ofrecen es de baja calidad, además de señalar la mala actitud de los conductores.

Por: Guadalupe Juárez

Aunque Puebla es de los estados donde la tarifa del transporte público es de las más bajas, es también la entidad donde los usuarios están más insatisfechos con el servicio que presta.

Si se revisan las condiciones del transporte público poblano, se puede encontrar, por ejemplo, que siete de cada 10 personas que utilizan un autobús, Van, combi o microbús — parte de este sistema— para trasladarse reprueban el servicio al considerar que no hay unidades en buen estado, limpias y funcionales.

La misma cantidad de usuarios cree que no cuentan con un espacio confortable para viajar en las unidades, según arrojó la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental el año pasado, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El estudio revela que 90% de quienes utilizan el transporte público en la entidad reprueba los horarios de las corridas de las diferentes rutas, mientras que 60% ha notado que los transportistas no respetan el ascenso de pasajeros en paradas oficiales.

Su aceptación a los operadores también es negativa. Sólo tres cada 10 usuarios creen que los conductores son amables y respetuosos, y sólo dos de cada 10 han notado que los choferes son respetuosos de los señalamientos viales.

A pesar de ello, 60% cree que hay rutas suficientes y que el tiempo entre una unidad y otra es poco.

Al igual que en Puebla, los pasajeros en Aguascalientes, Ciudad de México, Estado de México, Oaxaca y Querétaro reprueban su servicio.

La seguridad en el transporte público también deja mucho que desear. La entidad se ubica como el tercer estado con más robos colectivos, según arrojan los datos de incidencia delictiva del año en curso presentados en el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla con corte al mes de abril.

Datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) señalan que 20% de usuarios de la zona metropolitana de Puebla y Tlaxcala dejaron de utilizarlo debido a la inseguridad.

LA TARIFA MÁS BAJA

En los últimos dos años, los concesionarios del transporte público en la entidad han exigido un incremento al señalar que no ha habido un aumento desde hace ocho años, pues se ha mantenido en seis pesos, cuando el costo de la gasolina y de las refacciones se ha disparado.

Datos del Instituto Queretano del Transporte revelan que, por ejemplo, en Baja California el costo del pasaje es de 15.50 pesos, mientras que en Guerrero oscila entre los 10 y 18 pesos, en Monterrey es de 13 pesos, en Baja California Sur de 12.50 pesos, en Cancún, Quintana Roo, de 12 pesos, en Coahuila 11 pesos, en Toluca, Estado de México, así como Tamaulipas, Durango y Nayarit es de 10 pesos.

En Morelos, Oaxaca, Tabasco, Colima, Campeche, Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí, Tampico y Sinaloa es de entre ocho y nueve pesos, mientras que en Aguascalientes se fijó en 7.50 pesos. En Chiapas y Guanajuato es de siete pesos, igual que en Guadalajara, Jalisco, aunque en ese estado cuentan con transporte de lujo equipado con clima y pantallas de televisión y la tarifa es de 13 pesos.

En Chihuahua es de siete y nueve pesos, según el tipo de ruta; en Tlaxcala es de siete pesos por seis kilómetros de recorrido y aumenta 10 centavos por cada kilómetro extra. En Ciudad de México es de cinco a siete pesos, según la distancia.