Las Serpientes – Congreso fifí

Las Serpientes 
Por: Ricardo Morales Sánchez / @riva_leo

Mal, muy mal se vería la Legislatura local, la cual busca despacharse con un nuevo edificio para que sea la sede del Poder Legislativo, toda vez que el bello edificio de estilo morisco de la 5 Poniente está dañado en su estructura, como lo determinaron los estudios realizados por la máxima casa de estudios de Puebla.

Es claro que el Legislativo necesita de una nueva sede, pero sería un exceso si se autoriza la construcción de un nuevo edificio con un costo de 300 millones de pesos como lo han señalado algunas versiones periodísticas.

De hecho, hay contradicciones en torno al dictamen, ya que mientras la BUAP señala que el inmueble no puede albergar al Poder Legislativo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señala que el edificio es totalmente habitable, entonces ¿A quién le creemos?

Gabriel Biestro Medinilla, el “líder” del Congreso local, pareciera que tiene la necesidad de buscar una nueva sede y piensa en la zona más fifí de Puebla, lo cual parece ser una nueva contradicción de la 4T, sobre todo si se toma en cuenta que busca trasladar a la Legislatura a la zona de mayor plusvalía en la zona conurbada.

Pero aun así 300 millones de pesos es una cifra que parece exagerada para un partido que pregona la austeridad republicana como su frase principal. ¿Negocio de quién sería la construcción de esta nueva sede? ¿A quién beneficia?

Se dice que se estudian varias alternativas para ser la sede del Congreso local y todas ellas fifí, se dice que el nuevo inmueble podría estar ubicado en la zona de Angelópolis, aledaño a Puebla Comunicaciones, en el terreno que fuera vendido por la pasada administración.

Otro punto donde se comenta pudiera estar la nueva sede es también en lo que hasta ahora se conoce como el Museo Internacional Barroco.

Ya hace tiempo le comenté que el futuro del Barroco es incierto, por lo que cuesta el mantenimiento de este inmueble, pero pues tal parece que se buscan alternativas para no cerrarlo y una de esas es, al menos parcialmente, convertirlo en sede del Poder Legislativo local.

Lo cierto es que esta Legislatura, una de las menos productivas de la cual se tenga memoria, busca hacer negocio con la sede del nuevo inmueble que albergará al Congreso local, lo cual francamente es inadmisible en la época de la austeridad republicana.

CASTILLO MONTEMAYOR
ESTÁ DE REGRESO

Cual vil zopilote, el marinista Francisco Castillo Montemayor busca regresar a lo que alguna vez fue suyo y lo quebró.

Quien fuera titular del Soapap y también secretario del Medio Ambiente, sin nada de qué presumir, está de vuelta de la mano de la regidora y próxima secretaria de Desarrollo Rural, Rosa Márquez, quien presume a este personaje como su asesor.

El hombre que se encargó, junto con Eduardo Macip Zúñiga, de quebrar al Soapap, es quien está detrás de la regidora Rosa Márquez y de la alcaldesa Claudia Rivera para municipalizar el servicio del agua potable, so pena de que esto le puede costar más de siete mil millones de pesos a la ciudad de Puebla.

Castillo Montemayor incita a ambas mujeres, con estudios desfasados y poco serios, para que insistan en el tema de revertir el título de concesión del agua potable en la capital.

Lo que el ex funcionario marinista no les cuenta a las dos damas es que él es el culpable de que no sirvan las plantas de tratamiento de la ciudad, las cuales sólo fueron una simulación y existen todas las pruebas para demostrarlo.

Castillo Montemayor busca sacar provecho para convertirse en el nuevo titular del Soapap y desde ahí, beneficiar a otra empresa en lugar de Agua de Puebla, donde él pueda por supuesto llevar algún beneficio.

Agua de Puebla ya se reunió con el gobernador electo de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, quien tiene una visión completamente diferente del tema y está dispuesto a abordar el asunto, una vez que haya tomado posesión de su cargo.