Gobierno progresista debe ser austero, que combata la corrupción y la pobreza, enfatiza Miguel Barbosa

Barbosa Huerta inauguró el foro ProgresivaMente que reúne en Puebla a 30 líderes políticos de 10 países; al evento asistieron personajes como Cuauhtémoc Cárdenas (México); Alfredo Hadad (Brasil) y Marco Enríquez (Chile)

 

Por Redacción

Foto: Cortesía

 

Al resaltar que la comunicación con dirigentes progresistas le ha permitido tener contacto con personas de mentes abiertas que captan las ideas que corren a lo largo de los continentes, el gobernador electo Miguel Barbosa Huerta, acompañado de líderes políticos de 10 países como Cuauhtémoc Cárdenas de México; Alfredo Hadad, ex candidato presidencial de Brasil; Marco Enríquez Ominami, ex candidato presidencial de Chile; Ernesto Samper, ex presidente de Colombia, así como de Miguel Insulza, ex secretario General de la OEA, inauguró el foro ProgresivaMente, Un Nuevo Impulso Progresista.

En su mensaje de inauguración, Miguel Barbosa destacó que un gobierno progresista tiene que ser austero, que no derroche. “Un gobierno que se limite sólo a gastar lo que es indispensable; un gobierno honrado y que combata a la corrupción”, dijo al reiterar que su administración será transparente y que dará cuentas del manejo de los recursos públicos.

Barbosa Huerta dijo sentirse motivado para emprender un ejercicio de gobierno que deberá ser exitoso. “Para nosotros, la sociedad es un conglomerado plural y diverso”, asentó al reconocer que la esencia del gobierno es crear condiciones para una vida digna, entendida como la plenitud de valores y no la acumulación de bienes materiales.

“Somos un gobierno con perfil de izquierda, progresista, que por ello no significa entrar en contradicción con otros sectores de la sociedad”, agregó al resaltar que Puebla hoy cuenta con una nueva corriente de pensamiento que deberá reflejar mejores condiciones de vida para sus habitantes.

 

Progresismo, más que una propuesta ideológica

Ante la presencia de destacadas personalidades como Marco Enríquez Ominami, ex candidato presidencial chileno y presidente de la Fundación Progresa, organizadora de este evento; así como de Alfredo Haddad, ex candidato presidencial de Brasil y considerado el más votado en la historia de Latinoamérica; de Gabriela Rivadeneyra, asambleísta de Ecuador, y de Cuauhtémoc Cárdenas, por citar algunos, el gobernador electo señaló que el progresismo más que una propuesta ideológica es una tendencia política.

“En su seno se defienden e impulsan ideas, políticas y planteamientos orientados a lograr el bienestar y la felicidad de la población”, dijo al asentar que se promueve la defensa de los derechos y las libertades, además de que propone una distribución justa de la riqueza, con equilibrio.

Finalmente, Miguel Barbosa Huerta destacó que a fin de que el progresismo no sea “flor de un día”, que avance y se consolide en el continente, es necesario que haya buenos gobiernos, ejemplo de honradez, austeridad, transparencia y cercanía con la gente.