Respecto al caso de Ramón Fernández Solana, quien fuera secretario particular del ex gobernador y prófugo de la justicia, Mario Marín Torres, Lorenzo Rivera prefirió hacer mutis. DANIEL CASAS

De acuerdo con el dirigente estatal, Lorenzo Rivera Sosa, el CEN del tricolor continúa el proceso de expulsión de militantes que en el proceso electoral extraordinario se sumaron a otro candidato.

Por: Mario Galeana

El Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI no apresurará la expulsión de los militantes que ya trabajan en labores de organización para las Redes Sociales Progresistas (RSP), la agrupación que dirige Elba Esther Gordillo en búsqueda de su registro como partido nacional.

En conferencia de prensa, el dirigente estatal tricolor, Lorenzo Rivera Sosa, dijo que al Revolucionario Institucional “no le preocupa” el arribo de sus militantes a otra fuerza, como el caso de Ramón Fernández Solana, ex secretario particular de Mario Marín Torres, quien coordina la operación del partido en ciernes en la capital.

“Los observamos, pero no es nuestra preocupación en este momento. Hay muchos que seguramente se irán, pero también hay muchos que están regresando. No vemos quién traiciona o no, en su momento los militantes son los que denuncian”, dijo ayer en conferencia de prensa.

Cuestionado sobre la posibilidad de que Marín Torres, aun siendo prófugo de la justicia, haya otorgado su venia a Fernández Solana para participar en la agrupación RSP, el dirigente estatal optó por evadir la pregunta. 

Aseguró que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido continúa el proceso de expulsión de algunos de los militantes que en el último proceso electoral respaldaron la candidatura de Miguel Barbosa Huerta.

Entre estos se encuentra Leobardo Soto Martínez, dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Puebla; Maritza Marín Marcelo, ex dirigente de la Confederación Nacional Campesina (CNC); el ex diputado local Francisco Jiménez Huerta y la ex delegada del Trabajo, Vanessa Barahona de la Rosa.

Rivera Sosa explicó que, durante el fin de semana pasado, este grupo de priistas fue citado en las oficinas de la dirigencia nacional del partido para una audiencia en la que se presentarían pruebas y alegatos para decidir su expulsión; sin embargo, la mayoría desistió de acudir.

La solicitud de expulsión contra este grupo de priistas data de mayo pasado, mientras se realizaban las campañas electorales del proceso extraordinario.

En el reclamo se incluyó también a Javier López Zavala, ex candidato al gobierno de Puebla por el PRI en 2010, quien también se manifestó abiertamente a favor de Barbosa Huerta.