Las Serpientes – Y colapsó la economía

Las Serpientes
Por: Ricardo Morales / @riva_leo

Hay que reconocer los méritos que hizo la 4T para colapsar la economía del país, la cual por primera vez desde 2009 registra números deficitarios de acuerdo con el Banco de México.

El mejor argumento de los seguidores del presidente Andrés Manuel López Obrador es “y cuándo ha estado bien la economía”, pues nunca, pero desde hace 10 años no registraba decrecimiento como ocurrió en este año y el costo lo vamos a pagar todos los mexicanos.

Este 2019, que está a punto de concluir, ha sido cuando la situación fue más o menos estable debido a las últimas inversiones y la llegada de capital extranjero que, les duela o no, dejó como herencia la tristemente célebre administración de Enrique Peña Nieto.

Las consecuencias de la cancelación del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se comenzaron a manifestar a partir del segundo semestre del año, se agudizaron en el tercero y amenazan con hacer estragos en la recta final de 2019 con una ola de despidos como pocas veces se había visto.

Una y otra vez se le advirtió al Presidente de la república que las cosas no iban bien y se aferró a su idea de que él “tenía otras cifras”, despreciando todo aquello que no entiende o que no alcanza a comprender.

Lo peor de todo es que el desplome de la economía mexicana se da en medio de un entorno internacional más o menos favorable, donde la norteamericana experimentó un crecimiento cercano a 3%.

Habrá que ver qué ocurre con nuestro país ahora que las condiciones se tornan adversas, en medio de un escenario internacional en el cual se vislumbra la presencia de una recesión como la que se vivió en 2009 en el mundo.

Las previsiones para 2020 son entonces más que pesimistas, ya que sitúan la expectativa de crecimiento entre 1.3% y 0.90% del PIB nacional, lo que a todas luces es más que desalentador y pondría a México al borde de la crisis económica más importante en los últimos años.

El programa de inversiones federales que anunció el Presidente de la República la semana pasada parece ser sólo un paliativo ante la difícil situación económica que va a registrar el país en el año que está por iniciar.

ADIÓS A LA FRANJA

El periodista deportivo mejor informado y más influyente en Puebla, Pepe Hanan, dio a conocer el miércoles a través de su cuenta de Twitter la inminente venta del equipo de futbol de la ciudad de Puebla.

La noticia no nos debe sorprender; el ex directivo de La Franja en los años 80 y hoy diputado local por Morena, Emilio Maurer Espinosa, había advertido ya desde hace varias semanas la inaplazable venta del equipo ante el pleno del Congreso y muchos lo tomaron a burla.

Pero conforme avanzaron los días, el rumor de la venta del equipo tomó fuerza, de tal forma que se reveló que Mazatlán, en Sinaloa, sería la nueva sede del cuadro camotero.

En medio del estupor provocado por la noticia, la cual crecía, el gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, habló de la venta del equipo y expresó que no sería “rehén de muchas cosas”, al tiempo de rechazar que su administración fuera a invertir un centavo en el equipo.

¿Qué quiso decir el mandatario estatal cuando habló de no ser rehén? A ciencia cierta nadie sabe, pero su reacción fue inmediata porque instruyó a que más tardar en 24 horas el equipo de La Franja debería desalojar las instalaciones del estado Ignacio Zaragoza, donde entrenaban las fuerzas básicas.

Acto seguido, el miércoles al filo de las 14:30 horas, el siempre bien informado Pepe daba a conocer la noticia “bomba”, Puebla se va a quedar sin futbol y quién sabe por cuanto tiempo.

Las consecuencias de esta determinación sólo las podremos saber con el paso del tiempo, lo que es un hecho es que sin futbol los distractores sociales serán muy pocos para una ciudad agobiada por el tema de la inseguridad y la crisis económica que se avecina.

Bien dicen que nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ve perdido, y yo en lo personal creo que este será el caso de la ciudad de Puebla y los aficionados del equipo de futbol, los cuales no tardarán en lamentar que se vaya a ir a Mazatlán su franquicia.