Por el delito de tortura cometida en contra de la periodista Lydia Cacho hace más de 13 años, el ex comandante para el Cumplimiento de Mandamientos Judiciales de la entonces Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Puebla, Juan Sánchez Moreno, fue sentenciado con cinco años y tres meses de prisión y una multa por 12 mil 113 pesos.

La sentencia fue dictada el 15 de enero pasado e incluye su inhabilitación para desempeñar cualquier otro cargo público sólo durante el plazo en el que se encuentre en prisión.

A decir de Artículo 19, organización que defiende el derecho a la información, la sentencia contiene una pena “que no atiende a la gravedad de los hechos de tortura ni al puesto de mando que ocupaba Sánchez Moreno”.

A través de Twitter, la organización instó a las autoridades a ejecutar las órdenes de aprehensión pendientes en contra del exgobernador Mario Marín, el extitular de la Policía Judicial Adolfo Karam Beltrán y el empresario Kamel Nacif Borge, prófugos por el mismo delito.

“Hace nueve meses la FEADLE (Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión) giró órdenes de aprehensión contra Mario Marín, Kamel Nacif y Hugo Karam, sin que hasta la fecha ninguno haya sido detenido”, subrayó.