Foto: Archivo

Claridad. El secretario de Administración, Leobardo Rodríguez, exigió que los regidores que acusan opacidad presenten pruebas de las acusaciones contra  la instalación de bolardos.

Los titulares de las secretarías de Administración (Secad) y Movilidad (Semovi) del Ayuntamiento de Puebla, Leobardo Rodríguez Juárez y Alejandra Rubio Acle, respectivamente, negaron que exista un conflicto de interés por las empresas contratadas para la instalación de bolardos en la capital, como acusaron regidores de Morena.

En entrevista, Rodríguez Juárez explicó que los estudios que se realizaron en distintas intersecciones de la ciudad y las empresas a las que se cedieron las obras de instalación se eligieron mediante concursos de licitación pública nacional.

“Los participantes preparan actas constitutivas de sus empresas en donde quedan asentados los accionistas y las actividades en las que ellos pueden proporcionar un servicio o un bien. En el listado de todos los accionistas que observamos del primer y segundo lugar no detectamos esta situación o conflicto de interés”, sentenció.

Por ello, pidió que los regidores de Morena que han deslizado sus sospechas respecto a la entrega de estos contratos presenten pruebas sobre sus acusaciones.

Por su parte, Rubio Acle negó que Autotraffic —empresa que realizó un estudio de movilidad en cruceros de la capital— tenga algún vínculo con su esposo, Benjamin Mijail Campos, como dijo el regidor morenista José Luis González Acosta.

Aseguró que ninguna de las empresas que colaboraron en la instalación de bolardos en 15 intersecciones de la capital posee vínculos con ella o su pareja.

“Esas acusaciones no tienen ningún fundamento. Las licitaciones ni siquiera corren a cargo de la Secretaría de Movilidad, sino a través de las secretarías de Administración e Infraestructura. Yo no tengo ningún conflicto de interés. Es más, antes de cualquier licitación se debe firmar una carta en la que se reafirme que no existe ningún conflicto de interés”, recalcó.

La titular de la Semovi atribuyó las acusaciones al golpeteo político que un grupo de regidores de Morena ha emprendido desde el inicio del gobierno municipal.

En días pasados, González Acosta pidió la separación del cargo de Rubio Acle en tanto la Contraloría municipal realizara una investigación sobre el supuesto conflicto de interés en la instalación de los bolardos