La violencia familiar es un problema que va en aumento dentro de los índices delictivos del estado de Puebla, pues de 7 mil 296 reportados en 2018 subió a 9 mil 77 en 2019, registrándose 24 denuncias al día.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de enero a diciembre del año pasado contabilizaron mil 781 denuncias, esto es un 20 % más que en 2018.

En el mes de Mayo de 2019, el Ministerio Público abrió más carpetas de investigación por este delito con un total de 915, mientras que Enero fue el mes con menos denuncias en el año, al registrar 542.

A nivel nacional, este delito incrementó 12.3% en 2019, al pasar de 180 mil 82 denuncias registradas en 2018 a 202 mil 409 casos.

El Consejo Nacional de la Población (Conapo) define a la violencia familiar como el uso intencionado y repetido de la fuerza física o psicológica para controlar, manipular o atentar en contra de algún integrante de la familia.

La doctora en Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ana Celia Chapa, dijo a Reporte Índigo que este tipo de violencia tiene varias categorías, sin embargo, en muchas ocasiones escala al feminicidio.

En tanto, los niños y niñas que pasan por la violencia familiar suelen sufrir daños físicos y psicológicos a largo plazo que afectan su capacidad de aprender y de relacionarse socialmente, y resulta difícil para ellos tener un buen rendimiento escolar y llegar a desarrollar amistades íntimas y positivas, refiere la Unicef.