Los integrantes del Consejo de Organismos Empresariales (COE) en Puebla solicitaron a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, aplazar un año la aplicación de las multas para aquellos negocios que no acaten la prohibición de bolsas de plástico en la ciudad.


Incluso, pidieron a las autoridades municipales empalmar la medida con la del gobierno del estado a fin de que la normativa entre en vigor hasta finales de este año.


De lo contrario, dijeron, recurrirán a amparos colectivos para evitar las multas impuestas por la Comuna.


“Si no se define la correcta aplicación de la ley o se empalma con la del gobierno del estado, sí se tomará la decisión de meter un amparo”, sostuvo César Bonilla Yunes, presidente del COE, quien explicó que al menos cuatro mil personas trabajan en la fabricación de plásticos, bolsas y productos desechables de un solo uso.


“Las empresas recicladoras más importantes de Puebla han perdido alrededor de 300 empleos, nada más, de entrada, si hablamos de que la ley entrará en vigor este número se elevaría, pues serían más de cuatro mil empleados y habría pérdidas económicas”, señaló.


Entrevistada por separado, Olga Méndez, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), indicó que por el momento no se piensan amparar, pues primero solicitarán al Ayuntamiento capacitación y saber los puntos de acuerdo sobre la prohibición de bolsa de plástico y unicel.


Sostuvo que están en desacuerdo que las multas sólo apliquen para los comercios establecidos y no para el comercio informal “sabemos que ellos utilizan mucha bolsa”.


Explicó que los restauranteros deberán invertir más de 200% en productos compostables para seguir vendiendo alimentos y bebidas en la capital poblana, además de incrementar sus precios hasta 10% para afrontar la nueva ley que prohíbe el uso de plásticos y unicel.


Ejemplificó que un contenedor de unicel oscila en 1.80 pesos y uno abonable llega hasta los cinco o siete pesos. Mientras que el kilo de bolsas de 15×25 biodegradable ronda en los 42 pesos, pero en la misma medida del nuevo material aumenta a 57 pesos.