El cantante español Joaquín Sabina, cayó del escenario durante el concierto que ofrecía en el WiZink Center de Madrid, como parte de la gira No hay dos sin tres, que realiza al lado del cantautor Joan Manuel Serrat. Después de cancelar el concierto, fue intervenido quirúrgicamente de urgencia por un coágulo cerebral y que las últimas horas se reportó que concluyó satisfactoriamente, según informó su representante desde la Clínica Rúber Internacional.

A la espera de un comunicado oficial del hospital, su portavoz ha comunicado que su estado “no era grave”, que todo ha salido “muy bien” y que el cantante, que ha tenido que ser operado “por un pequeño coágulo”, permanecerá 48 horas en observación.

Al caer del escenario y tras varios minutos de incertidumbre y silencio en la sala, apareció Joaquín Sabina para informar que el espectáculo se cancelaba hasta nuevo aviso y, en medio de una ola de aplausos, se disculpó con el público.

El día de ayer, 12 de febrero cumplió 71 años.

De acuerdo con los primeros reportes, después de recibir atención médica, el cantante regresó al escenario para explicar a sus fans que no podía seguir con el espectáculo. “Con todo el dolor de mi corazón, me voy a ir al hospital porque el hombro este lo tengo, muy, muy dolorido. No se imaginan cuánto lo siento”, dijo Sabina.

En silla de ruedas, empujada por Serrat, Joaquín Sabina informó que se golpeó fuerte en el hombro y médicos especialistas debían hacerle una revisión más profunda.

El concierto inició a las 20:30 horas, en el antiguo Palacio de Deportes de Madrid. Pasadas las 21:00 horas, Sabina caminó hacia el frente del escenario y, mientras hablaba con los asistentes, cayó.

Los cantantes españoles vuelven a reunirse sobre un escenario con la gira No hay dos sin tres, para repasar juntos los clásicos de sus carreras, como ya hicieron en 2007 y 2012, con éxito tanto en España, México y Sudamérica.