Foto: Cortesía Twitter

El medicamento para el esquema básico del tratamiento de un paciente con VIH/SIDA para un mes ronda en los nueve mil a los 12 mil pesos.

Juan Corona, activista de la asociación No Dejarse es Incluirse, señaló que el alto costo se debe a tratados comerciales y legislaciones que impiden a México hacer sus propias medicinas.

Aunque reconoció que los sistemas públicos de salud han tenido desabasto de fármacos, precisó que no ha sido una situación extrema que ponga en riesgo la salud de los enfermos.

Explicó que se ha debido a que se ha hecho una transición de cambio de medicamentos de mejor calidad.

“Hay dos mecanismos para seguridad social en el IMSS, ISSSTE e ISSTEP y la otra son personas que no tienen seguridad social y que actualmente lo están recibiendo en lo que era el Seguro Popular o en el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS)”, detalló.

Precisó que en el IMSS es donde persiste el tema del desabasto, aunado a que con la saturación en el hospital de La Margarita sólo hay un área de infectología y un infectólogo a cargo.

Corona reconoció que en el extinto Seguro Popular no hubo desabasto aunque temen que con el cambio hacia el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) se generen problemas en atención a los pacientes.

Especificó que la calidad de vida de los enfermos de Sida es buena; sin embargo, los merma el rechazo social que viven, pues la gente en México los sigue discriminando.

Puebla, señaló, fue ubicada en 2019 como el estado donde más se discrimina por motivos de salud según la encuesta nacional de discriminación.

Asimismo, añadió que actualmente es un reto para los geriatras atender a los adultos mayores con VIH/SIDA, así como evitar que los rechacen en urgencias.

TE MERMA POCO A POCO

Ángel es un joven que desde hace 13 años ha tenido que lidiar para tener una mejor calidad de vida desde que lo diagnosticaron positivo al Sida. Actualmente consume Biktarvy, un medicamento de antivirales combinados.

Calcula que cuesta cerca de tres mil pesos para un mes; sin embargo, lo recibe en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y su pareja —también con VIH— lo obtiene del que fuera Seguro Popular.

El joven reconoció que si no se los dieran en instituciones públicas, su economía no les permitiría, ya que señaló que deben invertir en alimentos para nutrirse bien y otro tipo de cuidados para no mermar su salud.

Las recomendaciones del médico son que se abrigue bien en época de frío para evitar resfriados, comer sano, tener cuidado al cortarse las uñas y no rasguñarse.

Además, descansar bien, tomar sus medicamentos, no fumar y no drogarse.

Incluso, tomar medidas preventivas para no contagiar a sus parejas.

“Uno debe tener cuidado en todo, desde lo que comes para que estés sano, hasta dormir bien o no tomar o drogarse. Hasta que te inyecten es de cuidado, porque debes tirar las jeringas en un lugar especial, por eso voy a los hospitales a que lo hagan”, destacó.