La Familia LeBaron y diversas organizaciones civiles encabezaron la marcha Justicia y Paz, que tuvo como objetivo exigir mayor seguridad para las familias poblanas.

En entrevista, Adrián LeBaron, familiar de los mormones que fueron asesinados el 4 de noviembre en Sonora, sostuvo que se unió a esta marcha por las personas que perdieron a alguien.

“Venimos a sumarnos a su dolor porque en este estado también pasan los mismos crímenes (…) las autoridades sí están actuando en Puebla pero en mi caso estoy muy desilusionado, estamos bajo vigilancia muy fuerte. La seguridad en todos los niveles está en chino”, dijo. 

La movilización dio inicio en Paseo Bravo, donde el contingente partió a la avenida Juárez para llegar al monumento a Benito Juárez. La participación fue de aproximadamente mil personas. Durante el recorrido se lanzaron consignas en rechazo a la inseguridad: “Exigimos mayor seguridad”, “Basta ya de violencia”, “No queremos más asesinatos”.

En su turno, Bryan LeBarón acusó que en el primer año del presidente Andrés Manuel López Obrador se han registrado más de 35 mil homicidios y nueve mil personas desaparecidas.

“Las autoridades piden paciencia, mientras cada día está peor la inseguridad en México, los más de 35 mil homicidios no son normal en un año, más de nueve mil desparecidos en un año no son normal. Esto no es normal, para la vida de las víctimas para el señor Alberto Islas su vida no es normal tras el asesinado de su hijo, para mi familia la vida ya no es normal y para ninguna víctima”, sostuvo.

Por su parte, el coordinador general de la Red de Participación Social (Repaso), Javier del Castillo Guerrero, aclaró que todo este movimiento se presentó por el hartazgo social ante la inseguridad, en Puebla y en el país. Asimismo, señaló que los ciudadanos ya están cansados de que las autoridades no tengan un plan para regresar la tranquilidad a las familias. 

“En México se asesinan a 30 personas por cada 100 mil habitantes, once veces más en el mundo, pero eso no es todo porque en Puebla son 31 muertes por cada 100 mil habitantes, lo que tuvimos el año pasado y eso sin contar a los desaparecidos en fosas comunes”, recordó.