El Partido Acción Nacional en Puebla parece vivir el suplicio de Tántalo, el mítico rey del Frigia que quiso poner a prueba a los Dioses del Olimpo, a los cuales invitó a un banquete, siendo el plato principal la carne de su hijo, Pélope.

Los Dioses advirtieron la treta y castigaron a Tántalo a vivir en lo más profundo del tártaro, en donde cuando trataba de beber las frescas aguas del río, éstas se perdían de tal forma que no podía probarlas y cuando presa del hambre quería comer los hermosos frutos que pendían de un árbol, estos se alejaban para evitar que los mordiera y así hasta la eternidad.

Los panistas en Puebla se saben y se sienten cerca del poder, las últimas encuestas, así como los acontecimientos sucedidos colocan a este partido como el favorito para retomar las principales alcaldías y el Congreso, pero al igual que el suplicio de Tántalo, están tan cerca y tan lejos de conseguir su objetivo.

De entrada, tienen a los candidatos mejor calificados, Eduardo Rivera, Tony Gali, Mario Riestra, Jorge Aguilar y hasta Fernando Manzanilla, en el hipotético caso de que este personaje pudiera ir por el albiazul; incluso, el ex rector Enrique Cárdenas tuviera amplias posibilidades de ganar.

El problema es lograr que todos estos personajes se puedan poner de acuerdo y marchar de la mano como una sola opción, lo cual se ve prácticamente imposible y eso pone en riesgo sus posibilidades de obtener la victoria en 2021.

Los dos punteros, Eduardo Rivera y Tony Gali, parecen ir por rumbos totalmente separados, como líneas paralelas, las cuales no se van a cruzar, al menos así se ve.

Rivera Pérez es el candidato del panismo tradicional, el que encabezado por Jesús Zaldívar busca recuperar su partido e incluso hasta tratar de evitar confrontarse con el gobernador Miguel Barbosa, al cual le guardan respeto a la espera de que su proyecto pueda prosperar.

Lalo ya fue presidente municipal de Puebla y garantiza poder tener una relación de respeto con el mandatario estatal, quien a su vez tiene en sus manos, a través de su Congreso, los últimos 45 días de la administración del panista.

A su vez, el ex gobernador Gali Fayad es un personaje sumamente popular, el cual busca ahora regresar para dirigir una probable coalición PAN-Movimiento Ciudadano, con él a la cabeza y con el apoyo de Fernando Manzanilla, si es que este último personaje no es el candidato por Morena a la alcaldía.

Tony Gali es recordado como un ex mandatario querido en Puebla, aunque hay quienes pudieran opinar lo contrario, y es muy respetable, el problema es que está en la mira del gobernador Miguel Barbosa, quien sabe perfectamente que va de la mano con Manzanilla para 2021 y 2024.

El ex gobernante ha construido desde hace tiempo una excelente relación con las cabezas visibles de Movimiento Ciudadano, el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro y el senador Dante Delgado y busca reconstruir su relación con Marko Cortés, vía el mandatario de Querétaro, Francisco Domínguez.

Lo mejor que le podría pasar a Miguel Barbosa es que Rivera Pérez y Gali Fayad no se puedan poner de acuerdo, así su candidato Gabriel Biestro se podría ir por la libre con el apoyo de Morena, el PT, el Verde y demás fuerzas políticas que se acumulen.

Vaya que el panismo poblano está metido en un verdadero laberinto; en los próximos meses deberá de decantarse a favor de Rivera, Aguilar o Riestra por el lado de los Yunques, mientras que por el lado de la dirigencia estatal en concordancia con lo que señalen los acuerdos PAN-MC, tendrá que ver qué puede pasar con Tony Gali.

MÁS SOBRE MOVIMIENTO CIUDADANO

Dos personajes a los cuales no hay que perder de vista son a la ex diputada federal por el PRI, Grace Palomares, quien es el personaje más cercano al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, y al diputado local sin partido, Marcelo García Almaguer, quien ya trabaja de la mano del operador político y socio de Genoveva Huerta, Eduardo Alcántara Montiel.

Grace, ya lo señalé, es hoy por hoy la poblana más cercana al verdadero líder de Movimiento Ciudadano, el gobernador Alfaro, quien tiene un interés muy especial por Puebla.

Palomares ya fue diputada federal por el PRI y es una eficiente operadora política, la cual comienza a jalar a ex tricolores a las filas de MC, mientras realiza un diagnóstico de las posibilidades reales de este partido de ir en alianza con el PAN.

García Almaguer, junto con Alcántara, le venden cursos de capacitación a Genoveva Huerta de Manzanilla y Marcelo puede ser, y tómelo con las reservas del caso, el próximo dirigente del Comité Municipal de Movimiento Ciudadano en la capital, al menos eso se dice, aunque algunos digan que ya le juró amor eterno a Biestro.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS PUEBLA