En plena cresta del Covid-19 en la República Mexicana –como en Estados Unidos– el gobierno federal, a través de la Secretaría de la Función Pública y de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, soltó:
“Se está rastreando –de 2012 a 2018– en 50 instituciones bancarias nacionales y extranjeras… todas las cuentas y movimientos financieros del ex presidente de México Enrique Peña Nieto, sus cuatro hijos y de quien fuera su esposa, Angélica Rivera Hurtado”.
En un segundo oficio –que obra en poder de El Universal–, la Unidad de Inteligencia Financiera solicitó también a la Comisión Bancaria y de Valores (CNBV)… “toda la información relativa al diputado federal del PRI Luis Enrique Miranda Nava y de su esposa Alma Laura Saldaña Farach, de 2010 a la fecha, con la finalidad de ejercer las facultades de análisis y procesamiento de información que se tienen conferidas a la Unidad de Inteligencia Financiera”.
Y puntualiza:
“Luis Enrique Miranda y Alma Laura Saldaña tienen carácter de ‘investigados’ y se solicita toda la información de cuentas, contratos firmados, créditos o casas a nombre de cualquiera de los dos”.
La acción gubernamental va articulada por la Secretaría de la Función Pública –extinta Contraloría– y la Secretaría de Hacienda, por conducto de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el brazo hacendario ejecutor.
Con ello, pese a que el mandatario nacional Andrés Manuel López Obrador “haya negado –viernes pasado– que no existe indagatoria alguna contra Peña Nieto”, lo cierto y real es que sí hay una pesquisa abierta.
Y es por la vía de la Función Pública.
Y de la Unidad de Inteligencia Financiera.
Y la Secretaría de la Función Pública, como la UIF, depende directamente del titular del Ejecutivo federal.

SI CAE MIRANDA… ¿CAERÁ PEÑA?
De ahí la interrogante: Si cae Luis Miranda… ¿caerá Peña Nieto?
Porque está visto el cerco que ha ido tendiendo el gobierno obradorista contra el grupo peñista.
Los hechos así lo enmarcan.
Y remarcan.
Cayó y está en la cárcel el “abogado del Grupo Atlacomulco”, Juan Collado Mocelo, hombre de las absolutas confianzas de tres mandatarios nacionales: Carlos Salinas, Felipe Calderón y Peña Nieto. Por cierto, Collado divorció a la ex pareja presidencial Enrique & Angélica.
Después se da la “histórica renuncia” a la Suprema Corte de Justicia de la Nación del ministro Eduardo Medina Mora, quien fuera titular de la PGR con Calderón y quien lo llevó a la SCJN, para después convertirse en el operador jurídico de Enrique Peña.
Continuó la “caída de los halcones con la detención y encarcelamiento de Rosario Robles Berlanga, por la “Estafa Maestra” que se dio en Sedesol y Sedatu; sin olvidar el trascendido que su aprehensión fue un “cobro de factura” por filtración de videos a Televisa donde se ve cómo Carlos Ahumada da fajos de dólares a René Bejarano, y cuyo objetivo era descarrilar la candidatura presidencial de AMLO en 2006.
Prosiguió la captura en España de Emilio Lozoya Austin, quien fuera director general de Pemex en la administración de Peña Nieto y de quien se dice: “Si habla Emilio… caerá Enrique”.
Y mientras transcurre el proceso de extradición de Emilio Lozoya, y en plena curva ascendente de la pandemia de coronavirus, este fin de semana la Función Pública y la UIF volvieron “abrir fuego” con el rastreo de cuentas bancarias y bienes del ex presidente Peña Nieto, de sus hijos Paulina, Nicole Alejandro y Diego Peña Pretelini, y de su ex esposa Angélica Rivera.
Con la “cereza” de la indagatoria contra Luis Enrique Miranda y su esposa Alma Laura Saldaña Farach.
Independiente si el rastreo de cuentas bancarias de Peña Nieto y Luis Miranda es un distractor o no, lo cierto es que jamás se había visto tal “cacería”, “persecución”, “indagatorias” y encarcelamiento en contra de un grupo ex presidencial.
Y de concretarse la caída del legislador federal Miranda Nava y fuese desaforado, y enviado a prisión, surgiría la interrogante:
¿Don Luis callaría y protegería a su jefe, hermano y tutor Peña Nieto?
¿La lealtad de Miranda a Peña está a prueba de cárcel?
Porque la carrera política de Luis Miranda inicia con el entonces mandatario de Edomex Arturo Montiel, de quien fue secretario de Finanzas.
Para continuar en el gobierno mexiquense de Peña Nieto, de quien fue secretario de Gobernación.
Y de ahí a la campaña presidencial del 2012.
Y Los Pinos.
Ahí, Luis Enrique Miranda fue poderoso subsecretario de Gobernación, secretario de Desarrollo Social y arribó a la Cámara de Diputados en 2018 para el trienio 2018-2021.
Si cae Miranda… ¿caerá Peña Nieto?
Al tiempo.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS PUEBLA