A un año de su llegada como rector de la Universidad Iberoamericana (Ibero) Puebla, Mario Ernesto Patrón Sánchez, señaló que la actual contingencia sanitaria provocada por Covid-19, y sus enormes proporciones e implicaciones, multiplicaron su necesidad de hacer un breve alto en el camino para actualizar su discernimiento.

“Cómo nuevo rector de esta gran institución, necesito de su compromiso, su talento, pero también de su generosidad, para que la IBERO Puebla siga siendo el gran referente que es y estemos a la altura de la historicidad, es decir, a la altura de los retos de hoy (…) Les agradezco por no haber echado en saco roto mi solicitud; a un año de distancia doy fe, no solo de su esfuerzo permanente, sino de su capacidad de reinventarse frente a circunstancias nuevas, como las actuales, en las que hemos tenido que cambiar la relación presencial por el acompañamiento a distancia, de nuestros estudiantes en todos los aspectos implícitos en nuestro servicio educativo”, puntualizó.

También aseveró que en tiempos de incertidumbre como estos, vale la pena la pena reiterar los fundamentos de la Universidad Jesuita; evocó el pensamiento del filósofo, escritor y teólogo, Ignacio Ellacuría, para el que la principal asignatura del apostolado intelectual:

“Es la realidad misma, y ser congruentes con nuestra historicidad en la medida que nos adecuemos a las exigencias concretas de cada tiempo, lugar, persona y circunstancia”, plasmó en una publicación en redes sociales.

Mario Ernesto Patrón convocó a seguir uniendo la generosidad con la creatividad para transformar la distancia social a la que ha obligado el virus, en cercanía solidaria con quienes más lo necesitan y para generar esperanza aún en medio del dolor.

Finalmente, agradeció la confianza y responsabilidad que le fue concedida por la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús para dirigir a la comunidad universitaria de Puebla.