Francisco Lobato Galindo, presidente de la Red Mexicana de Franquicias (RMF), señaló que es necesario que tanto el gobierno Federal, Estatal y Municipal indiquen cómo se empezará a reactivar la economía, una vez que pase la contingencia sanitaria debido a que muchos empresarios de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyME) pueden pasar al comercio informal.

En rueda de prensa virtual el empresario indicó que en estos momentos la situación empieza a verse más complicada, pues existe mucha incertidumbre de cuándo se podría volver a las actividades normales, puesto que más del 80 % de sus negocios decidieron cerrar debido a la pandemia.

Señaló que de enero a marzo a nivel mundial las franquicias antes de la pandemia perdieron alrededor de 350 mil empleos lo que significa que se perdieron más empleos de los que se generaron en 2019, por lo que se espera que exista alrededor de 12.7% pérdidas de empleo una vez que pase la contingencia sanitaria.

“Es decir que, si se prolonga más esta situación al mes de mayo, estaríamos enfrentando una tasa de desempleo superior al 13% de lo cual es preocupante, y se espera tres impactos que hay que atender, una economía que perjudicará cerca de 6 millones de personas desempleadas, y estos que están en la formalidad incluyendo micro empresas que se habían incorporado, podrían ya no regresar a la normalidad y mudarse al mercado informal”, señaló Lobato Galindo.

Mencionó que si las personas se van a la informalidad sería un desastre fiscal para el país, además de que tomaría cerca de cuatro años volverse activar la economía, “Hay que tomar las medidas de precaución ante este panorama que se viene, las cuales sino tuviéramos un problema económico, podríamos parar hasta diciembre sin problema, pero hay que recordar que este país a diferencia de los países norteamericanos no tenemos seguro de desempleo, y por eso mucha gente tiene la necesidad de salir a buscar ingreso”, finalizó.