La Fiscalía General del Estado (FGE), presentó ante el Consejo de la Judicatura, seis quejas en contra de Jueces de Control, quienes pusieron en libertad a personas que estaban involucradas en delitos graves.

Entre las quejas que presentó la Fiscalía se encuentra la de la jueza que dejó en libertad a Alfredo Ramírez Hernández, quien se desempeñaba como delegado de Bienestar en el municipio de la Sierra Norte y estaba vinculado a bandas delincuenciales.

“En algunos casos Jueces de Control han puesto en libertad a verdaderos delincuentes (…) vamos a investigar si esas libertades son productos de vinculaciones. Todo esto complejo, el asunto no se termina con la detención”, informó durante rueda de prensa el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta.

El mandatario señaló que el gobierno investigará si las determinaciones hechas por jueces y juezas de control son producto de vinculaciones con bandas criminales.