Pérdida de la vista, vómito, escalofríos y dolor de cuerpo son algunos de los síntomas que padecieron los vecinos de San Francisco Totimehuacán, antes de morir debido a la ingesta de alcohol adulterado, que se vende de manera irregular en algunos establecimientos de esta junta auxiliar de la ciudad de Puebla.

En los últimos días, del 8 al 13 de mayo, los vecinos de Totimehuacán han enterrado al menos a tres personas que sufrieron estos síntomas antes de morir. Los familiares, conscientes del problema de alcoholismo que padecían las víctimas, notaron que existía un problema común para todos ellos, al ver que varias personas perdieron la vida de manera inexplicable.

La confirmación llegó cunando los médicos dieron el diagnóstico para algunos de los pacientes. Raúl Huey Jiménez llegó al hospital ya que su familia lo llevó debido a que presentaba los síntomas que habían sufrido otros vecinos, que ya habían muerto en el barrio de San Miguel.

Su hermana Celina Huey Jiménez, pidió a las autoridades que realicen la investigación correspondiente, pues considera que no es justa la forma en la que murió su hermano, ya que el vender metanol para consumo humano es algo ilegal.

“Si mi hermano hubiera fallecido únicamente por ingesta alcohólica, es algo que entenderíamos, pero me dicen que fue intoxicación por metanol, y eso es algo ilegal, entonces pues si me gustaría que investigaran, ya no tanto por mi hermano, sino porque más personas podrían consumirlo, no es justo como murió mi hermano”.