El diputado local por Nueva Alianza, Gerardo Islas Maldonado, propuso una reforma al Código Penal de Puebla para que se persiga de oficio cualquier reporte de violencia contra el personal médico en medio de alguna contingencia sanitaria, a fin de evitar que estos incidentes queden en impunidad.

La iniciativa surgió de los constantes casos de médicos, enfermeras y trabajadores que se encargan de la limpieza en centros hospitalarios, que han golpeado y ofendido en las calles, centros comerciales y en el transporte público, por la pandemia del coronavirus.

El legislador aliancista lamentó que actualmente la incidencia de estos actos discriminatorios y agresivos va en aumento sin que los responsables sean castigados, ya que en muchas ocasiones no se presenta la denuncia correspondiente por parte de los afectados y esto ocasiona que sean recurrentes.

Por esta razón, Islas Maldonado impulsará la modificación al artículo 323 para que las agresiones se consideren un delito, ya que se realizan con “premeditación, alevosía, ventaja, traición u odio”, el cual se sancionará con hasta cuatro año y medio de cárcel y multa de 750 días de salario.

Esta adecuación al Código Penal del estado, aplicaría no solo para quienes agredan directamente a quienes confirman el Ejército Blanco sino también contra quienes insisten estas actuaciones que ponen en riesgo a quienes enfrentan el trabajo más difícil por el Covid-19.

“Al que realice por si o insten a otros a realizar actos discriminatorios en contra del personal del sector salud durante una emergencia sanitaria declarada por la autoridad competente se le aumentarán la penas hasta en una mitad más y estos delitos se perseguirán de oficio”, establece la iniciativa.