El dirigente de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC), René Sánchez Juárez, informó que de los 20 mil trabajadores que hay en las 30 empresas proveedoras de autopartes, este lunes -18 de mayo- regresaron alrededor de mil empleados en una primera etapa, para iniciar un proceso que se llama “protocolo de arranque”.

En entrevista telefónica para 24 Horas Puebla, explicó que este protocolo tiene como finalidad trabajar durante dos semanas en una fase de preparación y otra de capacitación en medidas de seguridad e higiene, para que existan las suficientes medidas sanitarias y evitar alguna situación de contagio entre los empleados, para arrancar formalmente el 1 de junio.

“Ya estamos nosotros preparados desde hace un mes hemos venido trabajando con las empresas y protocolos de reapertura del regreso de actividades, ahora que ya se definió como una actividad esencial se está preparando el arranque son cuestiones de sanidad y de seguridad en el trabajo que debe prevalecer en las empresas, para que una vez se inicie y estemos listo para el buen funcionamiento y garantizar la salud”, dijo.

Sánchez Juárez, indicó que una vez que se inicie formalmente a trabajar se haría con el 30 por ciento de la plantilla, el resto regresará de forma escalonada y posteriormente se irán incorporando los demás de acuerdo con las autoridades federales y estatales.

“De manera escalonada las empresas empezaran actividades y no van a llegar todos a trabajar al mismo tiempo debe ser poco a poco, esperando que el comportamiento de la contingencia vaya permitiendo la actividad de una manera regular como denominan las autoridades la nueva normalidad”, confirmó.

Explicó que los trabajadores que se quedan en sus casas seguirán ganando sus salarios como se tiene establecidos en los convenios con las empresas con el fin de mantener el empleo, pues estarán recibiendo del 50 al 80% de su salario dependiendo del contrato de trabajo.

Finalmente dijo que con este regreso a la actividad se van a poder recuperar los espacios de trabajo y también va a permitir que haya un mayor movimiento económico y sobre todo una mejora en la economía de la familia de los trabajadores, “debemos ser conscientes en seguir con los protocolos de salud, pues de eso dependerá que sigamos laborando”.