Todas las negociaciones estaban avanzadas desde hace meses; incluso, la salida de Pablo Boy hace un semestre obedeció a la necesidad de la televisora del Ajusco para que de manera discreta fuera la avanzada a Mazatlán e ir preparando el terreno para cuando la franquicia del Puebla se mudara.
En el plan estaba considerada una buena parte de la estructura que maneja al Puebla, incluido El Rambo Sosa.
El gobernador Quirino Ordaz, a dos años de su salida, tenía la urgencia de darle uso al nuevo estadio que había construido y era de vital importancia el uso del inmueble con una escuadra del máximo circuito.
Llegó el momento de la pandemia y las cosas empezaron a variar: la abolición del descenso, a cambio de un pago económico para los últimos tres lugares, dio pie a modificar la estrategia en la negociación.
Los 18 puntos de ventaja que tiene en el cociente el equipo de Morelia, también propiedad de Azteca, inclinaron el interés por los purépechas, para evitar pagar a corto plazo la multa por la permanencia.
Dieciocho puntos y un millón de dólares más inclinaron la balanza para que Azteca decidiera y prefiriera mover a Monarcas y no a La Franja.
Hace cinco meses la salida de Álvaro Dávila de la presidencia del club dejaba ver los nubarrones negros que venían sobre la franquicia de Morelia, pues era un hecho que ambos equipos (Morelia y Puebla) estaban a la venta.
En Morelia las manifestaciones no se han hecho esperar y la presión crece para tratar de evitar la mudanza.
En cuanto al Puebla, la situación se movió durante la última semana y se confirmó lo que habíamos adelantado hace más de dos meses, que era la salida oficial de Boy y Sosa de la organización, nombrando a Carlos Poblete como director deportivo, en lo que se resuelve el asunto.
Por lo pronto, la mayoría de los jugadores del Puebla se encuentran en la ciudad esperando la cita de Rodrigo Incera para definir los temas contractuales.
Se sabe que de abril se les pagó sólo 40% del sueldo y casi todos en el plantel terminan contratos.
Trascendió que la oferta que les realizarán a los que quieran quedarse y que entren en planes será de alrededor de 40% de lo que percibían, y eso dependiendo de quién se quede como DT, pues aún no se confirma la continuidad de Juan Reynoso, pues al no estar Ángel Sosa las cosas podrían variar.
Vamos a ver en las próximas semanas si Carlos Poblete realmente tiene voz de mando y decisión, o simplemente es una figura decorativa como muchos que trabajan o aparecen en el Puebla.
Esta semana se tiene prevista la reunión con los López Chargoy para definir el futuro de la franquicia; veremos si los terminan por liquidar o se llega a algún acuerdo en el que ellos participen, situación que se ve difícil pero no imposible.


INTENTARÁN DOBLAR A BARBOSA
En un último intento de la televisora para obligar al gobernador Miguel Barbosa para soltarle dinero al equipo viene un nuevo plan.
Aprovechando las circunstancias de la mudanza de Morelia, y ante la inminente presión de la gente de allá, la televisora está lista para amagar con llevarse al Club Puebla a Michoacán para evitar más problemas y con ese pretexto tratarán de obligar al gobernador para que les suelte una lana para no llevárselo y llegar a una negociación satisfactoria.
De todos modos no se lo van a llevar y sólo van a amagar para hacer un último intento de sacarle dinero al erario poblano, según me confió una fuente de la misma televisora.
¿Aflojará el gobernador? Yo, la verdad, lo dudo mucho.
Es cuánto.
Nosotros, como siempre, seguiremos en línea.
Hasta la próxima.

 

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS PUEBLA