En la eucaristía dominical a puerta cerrada Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla, agradeció a todo el personal médico por seguir salvando vidas, pues indicó que realizan un gran esfuerzo en esos momentos de la pandemia.

En su mensaje a los feligreses, que se transmitió por redes sociales, el líder de la grey católica pidió también por todo el ejército blanco para que continúe con salud, paz y fortaleza para atender a todos los pacientes que han padecido la enfermedad transmitida por el coronavirus: “Concédeles señor, la salud, la fortaleza, la paz, a ellos y a ellas, a sus familias, todo el personal de los hospitales de servicios, cuídalos, bendícelos y protégelos”.

Sánchez Espinosa también solicitó a los fieles mantener la esperanza ante las adversidades debido a las complicaciones económicas y sociales.

“Por ahora no es posible que los fieles asistan a los templos o parroquias para participar en celebraciones religiosas, las cuales deberán valorar cuando comience la llamada Nueva normalidad, que se basará en los semáforos que determinen las autoridades, (…) cuando sea posible participar presencialmente en nuestra eucaristía, en nuestros templos, en nuestras iglesias, que valoremos lo que significa este sacramento, que es el sacramento del amor, el sacramento de la eucaristía”, apuntó.

Finalmente, el arzobispo pidió a los poblanos obedecer las indicaciones de las autoridades y seguir con el confinamiento; asimismo, comentó que si alguien debe salir por trabajo lo haga con precaución debido a que Puebla se encuentra en semáforo rojo. “Mantengamos la calma ante las complicaciones que se están viviendo en diferentes familias; le pedimos a Dios: Ten compasión de nosotros en esta situación tan difícil que estamos viviendo”.