Cerca de 50 familiares de reos contagiados por Covid-19 se manifestaron afuera del CIEPA para exigir a las autoridades que les autorizaran videollamadas con los internos para saber cómo están enfrentando la pandemia, así como, les recibieran alimentos.

La madre de un interno que prefirió guardar el anonimato para evitar represalias, aseguró que los internos están en jaulas y en condiciones insalubres. Además de que no les dan de comer y  los tienen amotinados.

La mujer explicó que hace un par de días hicieron un motín en el penal para exigir mejores condiciones, además de que aventaron  unos papeles hacia la vialidad para pedir auxilio.

“Nadie tiene Covid-19, estamos aislados no nos dejan salir para nada de la celda, en todo el día, la comida tiene gusanos  y solo nos dan tres tortillas. Nos hacen bañarnos con agua fría para que nos enfermemos, no nos dejan  hacer llamadas, necesitamos comunicarnos”, se leyó en un mensaje que mostraron los familiares a 24 Horas Puebla.

Los inconformes llegaron por la mañana a las instalaciones del CIEPA para exigir al gobernador justicia, además de que les permitieran hacer videollamadas.

“Señor Gobernador somos familiares de supuestos infectados por Covid-19 del Cereso de San Miguel, exigimos soluciones como comunicarnos con ellos”, decía una de las lonas.

Explicaron que hay 4 teléfonos adentro con los cuales podrían hacer llamadas, pero generalmente les dicen que están descompuestos. Tras su manifestación lograron hablar 20 segundos por videollamada con los internos.

“Queremos las videollamadas y no nos las dan, ayer nos dijeron que los tienen en una jaula como perros y en efecto con la videollamada ya vimos que los tienen en una jaula como perros, no hay alimento, no hay agua, a los baños se le está saliendo la popo”, relató.

Afirmaron que las violaciones empezaron desde el penal de San Miguel, pues a algunos los agredieron. “A mi hijo lo torturaron, lo tiraron al suelo, lo  patearon, le echaron agua y le dieron descargas con las lámparas, le pedí a la directora que lo revisara y el médico  de aquí lo corroboró, pero  no me van a dar un expediente médico”, argumentó la madre de familia.