La secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero reconoció que el camino para llegar al final del Covid-19 es largo.

Ante los gobernadores entre ellos Carlos Mendoza Davis de Baja California Sur y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), la funcionaria afirmó que el gobierno federal no busca invadir esferas de competencia de los gobiernos estatales con el semáforo de contingencia.

“No se trata de imponer desde la Federación un semáforo único ni mucho menos sino de proponer y generar sinergias entre todos para salir adelante”, refirió.

Durante una reunión virtual con los mandatarios la ministra en retiro comentó que los estados de la República están enfrentando una situación atípica y que han tenido que hacerle frente con toda responsabilidad.

“Refrendamos desde el Gobierno federal, la disposición de trabajar en conjunto a fin de generar las sinergias necesarias para sacar adelante esta contingencia”, expuso.

La titular de la Segob destacó que de las estrategias utilizadas para hacer frente a esta nueva etapa de combate a la pandemia, fue utilizar un semáforo preventivo que sirva como referencia respecto al nivel de riesgo que implica retomar algunas actividades en el espacio público y en los centros de trabajo.

Abundó que la pandemia está teniendo una evolución diferente en todo el territorio nacional, “esto quiere decir que hay alguna de las entidades federativas en donde es posible retomar, con muchas precauciones, alguna de las actividades económicas de la población y sumar algunas actividades a la lista de esenciales para la reactivación de la vida económica nacional, como la industria manufacturera, la construcción, la minería en algunos estados”.

En el encuentro participaron la Gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia así como 20 mandatarios y funcionarios federales del sector salud.

Con información de 24 Horas El Diario Sin Límites.