Familiares de internos en el penal de San Miguel acusaron nuevos y altos cobros para visitar a sus reos y darles comodidades, tras la pandemia de Covid-19.

Detallaron que antes sus alimentos, a lo que denominan rancho, les costaban cinco pesos.

Durante la pandemia, si lo quieren con tortillas sale en 10 pesos, sino sólo les dan la comida, pero si lo solicitan con pan les cuesta 15 pesos, mientras que si lleva un paquete de galletas, al parecer donado al Cereso, les cuesta 25 pesos.

El aumento también se elevó en las visitas conyugales, las cuales cuestan hasta dos mil 500 pesos por seis horas.

“Todo está muy caro adentro; yo no sé por qué exceden los precios, como esposas queremos entrar a una visita conyugal y nos piden de dos mil a dos mil 500 (pesos) por estar seis horas con ellos, es una injusticia porque es un derecho”, dijo una mujer que prefirió omitir su nombre.

Lamentaron que a ellas les cobren cuotas excesivas, cuando en las madrugadas ingresan prostitutas al penal.

“Como familiares no nos dejan pasar y en las noches y fines de semana hacen sus fiestas clandestinas y entran prostitutas que pueden contagiarlos de Covid”, aseveró.

Asimismo, el pase de lista les cuesta 10 pesos si es en estancia, pero antes de la Covid-19 les el precio era de cinco pesos.

Aseguraron que están alarmados por el número de contagios en San Miguel debido a que desde hace dos meses restringieron las visitas a los externos.

“Cómo es que hay demasiado contagiado si se supone que nosotros no hemos entrado desde hace dos meses a verlos. Aquí todo va con los custodios, que entran y salen”, declararon.