Organizaciones empresariales de restauranteros, hoteleros y comerciantes hicieron un llamado a los gobiernos municipal y estatal para que el próximo lunes 6 de julio puedan reanudar sus actividades, de forma escalonada, con aforo reducido y acatando las medidas de higiene ante la emergencia sanitaria.

Marco Antonio Prósperi Calderón, presidente de la Canaco, indicó que el comercio formal del Centro Histórico cumplió 103 días con las puertas cerradas, atendiendo los exhortos gubernamentales pese al alto costo reflejado en la pérdida de miles de empleos y la quiebra de cientos de microcomercios.

“Actualmente nos encontramos en la imposibilidad de seguir pagando salarios, renta, impuestos, ya no podemos aguantar. Las proyecciones indican que este virus ha llegado para quedarse largo tiempo, por lo que es urgente impulsar acciones que nos ayuden a convivir con esta enfermedad promoviendo un equilibrio entre la salud y la economía”, dijo.

En su intervención, Olga Méndez Juárez, de Canirac, señaló que 10 % de las empresas dedicadas a la venta de alimentos están en quiebra, por lo que se han perdido alrededor de seis mil empleos. Estimó que la fase de recuperación será hasta marzo de 2021.

En tanto, José Juan Ayala Vázquez, del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, calculó que casi tres mil 500 familias han perdido sus locales o se encuentran desempleadas, “es un panorama complicado, no podemos seguir así”.

Manuel Domínguez Gabián, de Hoteles y Moteles, señaló que durante el confinamiento la ocupación se redujo a sólo 4% en 150 lugares de la capital.

Los empresarios aseguraron que reanudarán las actividades de manera inmediata, implementando todos los protocolos de sanidad necesarios; sin embargo, hasta el momento no han tenido una respuesta sobre los criterios y estrategias que habrán de aplicarse para esta “reactivación económica urgente y necesaria”.