Sin público, ni aplausos, ni selfis. La moda entró en territorio desconocido: por primera vez, la Semana de Alta Costura de París arrancó en un formato 100% digital, con el desafío de seguir atrayendo todas las miradas y la esperanza de empezar a capear la crisis del Covid-19.

 

Youtube, Google, Instagram, Facebook… las redes sociales se adueñan del runway. El objetivo es que las colecciones sigan alcanzando al público, pese a la falta de las glamurosas imágenes de los desfiles parisinos, idóneas para dar la vuelta al mundo.

 

A falta de pasarelas, las firmas echaron mano de la imaginación o recurrieron a figuras del séptimo arte, como fue el caso de Dior, que contó con el cineasta italiano Matteo Garrone para filmar la nueva colección, y de Iris Van Herpen, que hizo de la actriz Carice van Houten, la Sacerdotisa Roja de Juego de Tronos, la protagonista de su video.

 

La mayoría de marcas pertenecientes al selecto club de la alta costura, que se caracteriza por un trabajo a mano y el empleo de los tejidos más nobles, presentarán hasta hoy sus colecciones en una plataforma digital abierta por primera vez al gran público (http://hautecouture.fhcm.paris/fr).

 

A LO PUNK: ASÍ DESFILA CHANEL

 

En un minuto veinte, con solo tres modelos, la histórica casa parisina presentó su nueva colección en línea, debido a que la pandemia obligó a cancelar los desfiles físicos en París. A ritmo de videoclip, con planos breves y en movimiento, la directora artística Virginie Viard celebró a una mujer que el próximo otoño-invierno se verá “sofisticada”, pero también “excéntrica”.

 

Se trata del segundo desfile en línea que Chanel presenta desde la pandemia. En junio, lanzó su colección crucero en imágenes difundidas en las redes sociales.

 

LA PANDEMIA LES CUESTA DINERO

 

Como a muchos sectores, la pandemia de coronavirus también asestó un duro golpe a la moda británica: según el BFC, el 73% de las empresas de moda han sufrido cancelaciones de pedidos.

 

En 2019, la industria de la moda, que emplea a 890 mil personas, contribuyó directamente con 35 mil millones de libras (44 mil millones de dólares, 39 mil millones de euros) al PIB del Reino Unido, lo que supone un aumento del 9.4% con respecto a 2018.

 

Con información de 24 Horas El Diario Sin Límites.