El pasado 1 de julio entró en vigor el tan controvertido T-MEC o Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, el cual sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Este es el primer tratado de nuestro país que cuenta con un capítulo enfocado exclusivamente en el comercio electrónico, lo cual son buenas noticias para todos los pequeños y medianos empresarios que buscan abrir nuevos horizontes en la economía digital.

Este capítulo dentro del T-MEC permite que México, Estados Unidos y Canadá cuenten con un marco jurídico adecuado que promueva la confianza del consumidor y evite barreras innecesarias al comercio digital.

Bajo este nuevo contexto, las plataformas de Internet jugarán un papel sumamente importante para el desarrollo del mercado de la región, al ahora ser facilitadoras del comercio internacional. Esto también abre las puertas a otro tipo de empresas que se vean beneficiadas ya que no sólo se tratará de que los tres países importen y exporten productos, sino que da paso a nuevos modelos de negocio enfocados en cadenas de valor y servicios.

Entre otras cosas, este tratado facilitará el libre flujo transfronterizo de datos, el establecer protecciones sólidas de responsabilidad de intermediarios al eximir de responsabilidad a las plataformas informáticas por el contenido subido por terceros; esquemas y prácticas no discriminatorias para proteger la información personal de los usuarios del comercio digital; fortalecer la cooperación en ciberseguridad luchar en conjunto contra la ciber-delincuencia y proteger los activos digitales de los países,  además de mejorar el gobierno digital abierto, así como proteger la innovación y la propiedad intelectual.

Empresas y emprendedores de todo el mundo pueden beneficiarse del nuevo tratado, especialmente si logran ofrecer servicios digitales de valor que sean atractivos para el mercado norteamericano.

Para muchas empresas de todo el mundo, el trabajo remoto se ha convertido en una realidad e incluso, después de que las cosas mejoren en materia de salud, seguiremos viendo a muchas personas trabajar desde casa.

Esto abre un sinnúmero de oportunidades para los negocios en México, ya que, al no requerir estar en la misma zona geográfica para trabajar, las empresas con enfoque digital podrían mirar a Estados Unidos y Canadá como clientes potenciales. Así como en muchos casos, en que empresas manufactureras extranjeras se instalan en México para reducir sus costos, podrían ahora también estar buscando compañías que ofrezcan servicios digitales, por ejemplo, de desarrollo de software, agencias de marketing digital, creadores de sitios de comercio electrónico, seguridad informática, entre muchas otras cosas.

Debido a la crisis del coronavirus, muchas empresas de Estados Unidos están en problemas económicos, así que buscarán cómo reducir sus costos y seguramente buscarán algunas que les ofrezcan servicios digitales. Bajo este escenario el tipo de cambio podría jugar a nuestro favor, así que Norteamérica podría ser una gran oportunidad para un sin número de empresas.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS PUEBLA