Habitantes de Santa Cruz Huehuepiaxtla, Puebla, descubrieron dos torres que revelan que en la cúspide de la montaña se veneraba al dios del inframundo y los cuales se encontraban ocultos por siglos en el Cerro de la Peña.

Además se encontraron restos arqueológicos, fechados en el 500 D.C, en el que sobresalen las dos torres y piedras con la imagen grabada de una persona con cuernos, garras y taparrabo, que son las piezas más completas encontradas en el lugar y recientemente dadas a conocer por investigadores y habitantes del diminuto pueblo, según los reportes.

El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), José Alfredo Arellanes, mencionó que los primeros estudios muestran que el sitio está conformado por siete pirámides y un juego de pelota, esenciales para los líderes prehispánicos.

“Cuando llegamos a la cima podemos observar la zona ceremonial, es decir, donde se ubicaron los templos y palacios de gobernantes”, explicó el arqueólogo en una entrevista.

De acuerdo con los medios, para poder acceder es necesario escalar o caminar casi dos horas y media por un trayecto rocoso, debido a que se encuentra a un metro 845 metros de altura sobre el nivel del mar.

Las dos torres no son lo únicos vestigios que se han descubierto, también imágenes talladas en muros y pisos que reflejan la forma de vida de las culturas teotihuacana y zapoteca, posibles habitantes del lugar.

Gabriel García, guía del Centro Arqueológico, indicó que hay muchos vestigios que apenas están descubriendo porque solo ha subido un arqueólogo que de forma paulatina les explica las piezas y la posible existencia de otras más.

“Hay una piedra tallada con una imagen de una iguana, e igual como un águila, y del otro lado de la peña hay un Dios Murciélago o Dios de la Noche, igual tiene forma de mujer”, señaló el experto.

Con información de 24 Horas El Diario Sin Límites.