El diputado Erwin Areizaga Uribe (Morena), presentó una iniciativa para incluir en el Código Penal Federal la figura de lesiones causadas por ataques con sustancias corrosivas y que este delito implique prisión preventiva para el responsable.

El legislador puntualizó que la actual legislación en el Código Penal Federal no hace ninguna alusión especial al uso de ácidos y sustancias corrosivas para atacar a mujeres, lo que deja una gran laguna jurídica para la Fiscalía y los jueces que atienden estos casos.

La propuesta del morenista es reformar el artículo 167 del Código Nacional de Procedimientos Penales y adiciona el artículo 299 bis del Código Penal Federal, a fin de que quede establecido en la ley el delito de lesiones con sustancias corrosivas y que éste se castigue con nueve a 12 años de prisión.

Asimismo, modificaría el artículo 19 de la Constitución para que la misma falta implique prisión preventiva oficiosa.

Areizaga Uribe también exhortó al secretario de Salud, Jorge Alcocer, para gestionar la especialización en la atención médica de esta clase de lesiones.

“Me di cuenta que actualmente no contamos con protocolos de seguridad en atención a las víctimas de manera efectiva, es decir personal capacitado, equipo especializado y tratamiento médico necesario”, dijo el legislador.

Agregó que este tipo de agresión, que busca desfigurar, mutilar, pero sobre todo torturar de por vida, se ha incrementado en los últimos años, sin que el marco normativo federal se actualice a la par de ese contexto.

Actualmente, abundó, el capítulo de lesiones en el Código Penal sólo determina lesiones en lo general, sin especificar o tipificar la lesión ocasionada por sustancias corrosivas.

Explicó que ello conlleva a que el responsable no reciba prisión preventiva oficiosa y, por tanto, tampoco vinculación a proceso.

“Lo que en la actualidad se determina, que en lo personal considero como un beneficio al agresor, es pagar una sanción económica estipulada en la legislación actual por encuadrar en lesiones, que sólo tardan 30 o 15 días en sanar, dejando desprotegidas jurídicamente a las víctimas”, señaló.

 

PAL

Ver nota original