Las elecciones presidenciales de Estados Unidos se realizan cada cuatro años. Las próximas serán el 3 de noviembre del 2020 y estas se dividen en tres pasos:

Las elecciones primarias y las asambleas de partido, la convención nacional y el Colegio
Electoral.

El primer paso son las elecciones primarias y las asambleas de partido

Su función es involucrar a los estados en el proceso de elección de candidatos. En esta etapa de la
elección hay dos tipos de procesos las elecciones primarias y las asambleas de los partidos
o caucus, el proceso que se va a utilizar depende de cada estado.

Por un lado, en las elecciones primarias los ciudadanos a través de una papeleta de elección votan por sus candidatos deseados.

Dependiendo del número de votos que tenga cada candidato, se les asignan un número
proporcional de delegados. Por otro lado, las asambleas de partido o caucus son asambleas
privadas donde participan los afiliados al partido, estos dan discursos, y al final votan (ya
sea de manera secreta o a mano alzada) y se determina proporcional a la votación el número
de delegados asignados a cada candidato. Los delegados son los que asisten a las
convenciones nacionales y son los encargados de representar a los ciudadanos de cada
estado en ellas.

El segundo paso es la convención nacional

Este es el evento donde se determina quien será el candidato presidencial de cada partido. En la convención nacional los delegados votan por el candidato delimitado en las primarias por su estado.

El aspirante con la mayoría de votos es nombrado candidato del partido. Este es el lugar donde los candidatos presidenciales nombran a sus vicepresidentes.

El tercer paso es el Colegio Electoral

La función de este organismo es determinar quien será el próximo presidente de Estados Unidos. En este país no se elige a través del voto popular, sino que el presidente es elegido por electores.

Los electores son normalmente miembros distinguidos de cada partido, y ambos candidatos tienen un conjunto determinado de electores por estado. La forma en la que funciona este proceso es la siguiente: Los ciudadanos votan por el candidato que deseen en la papeleta de elección, pero en realidad están votando por los electores seleccionados por el partido de su candidato en su estado, posteriormente los electores votan en el Colegio Electoral por el futuro presidente.

Hay 538 electores y estos se distribuyen entre los 50 estados y Washington D.C de acuerdo a su población. En la mayoría de los estados el partido que gane la mayoría del voto popular se lleva todas las posiciones de electores del estado. Sin embargo, en Maine y Nebraska los electores se pueden dividir entre más de un partido.

 

 

Los electores votan el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre, cada elector tiene un voto y aunque la mayoría de las veces los electores votan de acuerdo a la elección popular de su estado, no siempre es así. Dependiendo del estado los electores pueden o no estar obligados a votar de acuerdo con el voto popular. Para que un candidato presidencial puede ganar las elecciones necesita al menos 270 votos electorales.

 

Ver nota original