Desde hace más de 25 años, “La Oveja Negra”, un negocio ubicado en la 9 Norte #3 entre Reforma y 2 Poniente en el Centro de Puebla ofrece a los amantes de los disfraces una opción para celebrar ocasiones especiales y también, el Día de Muertos.

Se trata de una empresa 100% poblana, dedicada a crear experiencias inolvidables por medio de la variedad de sus disfraces, máscaras, accesorios y todo tipo de artículos para la ocasión.

En su sitio web, confiesan haber decidido “vivir en un mundo confeccionando texturas, misterios y fantasías”.

Este negocio, no ha sido ajeno a las tragedias, ya que, a mediados de enero de 2017, la conocida tienda de disfraces, fue consumida por un incendio que la azotó la madrugada y duró poco más de tres horas.

Con el paso de los años, las épocas de “Halloween”, contracción del idioma inglés All Hallows Eve, que significa “Víspera de Todos los Santos”, han sido el principal motivo por el que cada año “La Oveja Negra” vuelve a la conversación.

Poco antes de la noche del 31 de octubre, también conocido como Noche de Brujas, poblanos de todas las edades acuden a este recinto en busca del mejor atuendo.

Esta fiesta se celebra en países como Estados Unidos, Canadá, Irlanda o el Reino Unido y cuyo origen es celta, pero ya tiene seguidores en México.

Algunas de las actividades tradicionales de este día son las fiestas de disfraces, la visita de casas encantadas o ver películas o leer historias de terror.

Halloween difiere en gran medida de la celebración del Día de Muertos, pero a pesar de las diferentes actividades en cada celebración, se ha venido extendiendo por la fuerte influencia cultural de países como Estados Unidos.