El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y União Química, una de las principales compañías farmacéuticas brasileñas, acordaron el suministro de 10 millones de dosis de la vacuna Sputnik V a Brasil, en el primer trimestre de 2021. La cual a través de un convenio de colaboración, ha comenzado a producirse en el país de América del Sur, a pesar de no contar -todavía- con la autorización para su uso de emergencia.

Será esta semana cuando RDIF y União Química, presenten ante los reguladores brasileños, la solicitud para la autorización del uso de emergencia.

En tanto, la República Bolivariana de Venezuela, autorizó, la vacuna rusa Sputnik V, sumándose a Argentina, Bolivia, Serbia, Argelia y Palestina, quienes ya han registrado esta vacuna para el uso en sus naciones.

De acuerdo con RDIF, el fondo soberano de la Federación Rusa el suministro de la vacuna, se hará a través de sus socios internacionales en India, China, Corea del Sur y otros países.

“Celebramos la decisión del Ministerio de Salud de Venezuela de aprobar la vacuna Sputnik V, una vacuna segura y eficaz que ayudará a prevenir la propagación del coronavirus. Sputnik V ya es una parte importante de la cartera nacional de vacunas en varios países de América Latina. Esperamos cerrar nuevos acuerdos en materia de vacunas con países de la región en las próximas semanas” declaró Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF).

En tanto, se espera que en los próximos días, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), otorgue la autorización de emergencia para poder ser utilizada en México, y con ello se estarían adquiriendo 24 millones de dosis, de acuerdo con las autoridades mexicanas.

Hasta el momento, más de 1.5 millones de personas ya han sido vacunadas con Sputnik V en el mundo.

De acuerdo con los fabricantes, la eficacia de Sputnik V es superior al 90%, confiriendo protección total contra casos graves de COVID-19. Este producto se basa en una plataforma probada de vectores adenovirales humanos, que son los causantes del resfriado común.

La vacuna Sputnik V utiliza dos vectores diferentes, uno para cada una de las dos inyecciones requeridas para la inmunización, lo que proporciona una inmunidad más robusta que las vacunas que utilizan un solo mecanismo de administración para ambas inyecciones.

La seguridad, eficacia y ausencia de efectos negativos a largo plazo de las vacunas adenovirales han sido demostradas por más de 250 estudios clínicos, realizados en el transcurso de dos décadas y no causa alergias fuertes.

Los desarrolladores de la vacuna Sputnik V están colaborando con AstraZeneca en un ensayo clínico conjunto para mejorar la eficacia de la vacuna de AstraZeneca.

 

ica

Ver nota original