Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

¿Será?

Los distractores de Mier

Las cortinas, cuando son de humo, distraen aún más. De eso sabe Ignacio Mier Velazco, el poblano pastor de los diputados de Morena en San Lázaro; y así lo demostró.

“Ante la trascendencia que ha cobrado el desafuero solicitado por la FGR en contra del gobernador de Tamaulipas, solicitaré respetuosamente a la Comisión de Transparencia que convoque a reunión de trabajo al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera”.

El parloteo tuitero tiene un origen: saber quién filtró el documento de la Fiscalía… Pero todo mundo sospecha que fue él mismo.

¿Será?

 

Bartlett hizo escuela

Un ocurrente panista en Teziutlán tiró ayer lo que en béisbol se podría llamar una ‘bola lenta’ que nadie vio venir en la oficina de la dirigencia estatal del PAN.

El militante panista teziuteco montó en cólera por la caída del registro digital para aspirantes a ediles por más de cinco horas. Tan molesto que comparó a Genoveva Huerta con Manuel Bartlett por aquello de las caídas del sistema y por antidemocráticos. Ups.

¿Será?

 

Un asesor que sí cobró Zacatlán

El líder de “La Hermandad”, Manuel Alonso García, dijo no tomar parte de esa agrupación y tampoco cobrar en el ayuntamiento de Zacatlán… Vaya, nada más le faltó decir que nunca cruzó palabra con Carlos Cárdenas, el mando policiaco detenido por su presunta participación en la violenta fuga de un secuestrador en ese municipio.

Luego de leer su mensaje en la cuenta de Facebook, el exfuncionario, a quien en el mundo policial se le conoce como “Platino”, todos deberían ofrecerle una disculpa y pedir su regreso para seguir combatiendo el crimen como buen personaje de las producciones de Marvel.

¿Será?

 

El diputado local Arturo de Rosas Cuevas vivió dos momentos de fama en su trayectoria política, prácticamente inexistente.

La más reciente fue cuando mudó de Morena al Partido de la Revolución Democrática; el primero fue cuando dijo, en una sesión legislativa, “¡Ay, hija de la chingada!”, cuando una legisladora hacía uso de la palabra. Esas cartas credenciales lo acompañan en su nueva atenta pública.

¿Será?

NOTAS RELACIONADAS